Si el villano de mi novela es negro ¿soy racista?

Sí, lo eres...


Ya deja de arquear las cejas y de renegar, estoy bromeando.

Aunque no lo crean, esta es una pregunta muy recurrente que me hacen los escritores. 


No, no eres racista por incluir personajes negros como villanos, aunque afirmar o negar las verdaderas intenciones del por qué se selecciona a un personaje de color para interpretar este papel es apresurado. Peco por atrevido pero supongo que habrán escritores que sí relacionen la negrura con la maldad y por eso lo hagan, uno nunca sabe. Al fin y al cabo, mientras existan prejuicios y racismo nada me sorprende. A partir de este momento subiré un poco el tono del artículo y alguno podría sentirse aludido. Al que le caiga el guante que se lo chante.


Dejando a un lado las suposiciones literarias y creativas (suponer, el peor pecado del mundo moderno), es clara la relación que la sociedad actual tiene entre el hombre negro y el crimen. A diario vemos videos en los que hombres y mujeres afro son abordados o asesinados por la policía porque alguna persona blanca vio su comportamiento sospechoso (gracias a Dios por los teléfonos móviles que han ayudado a esclarecer y revelar la verdad de estas injusticias) y marcó al 911. En todas las grabaciones se observa que estos sospechosos no hacían nada ilegal o extraño más allá de quedarse dormidos en la universidad donde estudian, estar en una reunión de negocios, ir saliendo de una casa, ir caminando por una universidad, estar haciendo una parrillada en familia, ir caminado y rozar a otra persona,  tener trastornos mentales, conducir un auto con alguien blanco y todo lo que se venga a la mente del blanco privilegiado, que tiene muy presente el racismo institucional.

El racista no es un enfermo mental, simplemente no concibe el hecho de que un negro lleve una vida que supone exclusiva para ellos como ir a la universidad, comer en un sitio caro, viajar en primera clase, vivir en un lujoso vecindario o interactuar con otros que no sean de su raza. El negro planea algo malo, el negro vive en el gueto y es pandillero desde la placenta. El racista sabe que tiene el beneplácito de la sociedad, que si se equivoca no pasará nada, que si dice que es blanco y el otro es negro tendrá, en cinco segundos, mil patrullas y cientos de helicópteros en su defensa (así esté mintiendo). Le da igual que por su imprudencia las probabilidades de morir del negro sean altas. Lo repito, de eso se trata el privilegio blanco.

¿Sucedería lo mismo si los de la parrillada fueran personas blancas? ¿Si los chicos que detuvieron en la universidad no fueran nativos sino blancos los hubieran tratado así? No señores. No los habrían agredido de esa forma, porque son agresiones racistas. Situaciones que dejan trauma, que no olvidarás nunca en la vida (yo tengo un par que me marcaron para siempre).

Al analizarlo desde esa perspectiva muchos antagonistas y villanos negros de la literatura, el cine o la televisión pudieron ser concebidos bajo el concepto de negro es malo, en ese caso sí es racista negro=villano. Repito, en ese caso.

Es simple, si como escritor o guionista busco a un enemigo que desde el primer momento despierte sentimientos negativos en mis lectores lo haré negro, musulmán, japonés o cualquier otro rasgo alejado al concepto de persona blanca buena y normal. Es jugar con el subconsciente del público. Racializar al villano ha sido una estrategia de antaño.

Desde películas para adultos como James Bond, en las que los villanos son, en su mayoría racializados, hasta algunas infantiles como El Rey León, con el malvado Scar y sus melenas negras en comparación con las rubias y hermosas mechas de Simba. En todas el mensaje es claro.

¿Nombre del villano de American Dad? Sí, Vilano Negro.
¡Zas! In your face
¿Recuerdan el ejercicio que Kenneth y Mamie Clark realizaron en 1947 en el que a varios niños se les mostraron dos muñecos, uno blanco y uno negro?  Hablé de ese tema en el artículo sobre la representación y el miedo a los tiburones. Los niños debían decir, solo viéndolos, cual muñeco era el bueno y cual el malo. Pueden buscarlo por internet, ya existen variaciones en diferentes partes del mundo. El resultado es claro, desde temprano nuestros niños saben que deben desconfiar de las personas negras. Por lo tanto ¿el prejuicio es algo innato en el ser humano y nacemos así? No, los medios se encargan de cultivar y reforzar estos estereotipos.

Oye, Piper, yo solo quiero poner a un personaje negro como el malito de mi cuento. No soy racista ni nada. Además, no es mi culpa que los demás vivan de estereotipos o se dejen influenciar de los medios.

Te entiendo, querido amigo de las excusas, sin embargo, como lo he dicho en repetidas ocasiones, las historias que contamos tienen consecuencias tanto simbólicas como materiales. Y no, no estoy adoctrinando, no estoy coartando ni censurando la creatividad ni estoy presionando a cómo y qué debe hacer un escritor, solo quiero sensibilizar y levantar esta reflexión sobre algo que es real pero no nos gusta aceptar.

Por todo lo anterior, en vez de preguntarnos si un villano negro refleja el racismo de su autor, deberíamos indagar en el por qué ese autor decidió que fuera negro. Ese es el primer paso para crear a cualquier personaje diferente en nuestras historias, pues una mala representación refuerza ideas negativas.

Para terminar, creo que, por lo menos quienes me siguen y leen mis artículos, no tienen excusas para no crear villanos negros. En el blog hay bastante material para dejar el miedo y dar ese paso. En las etiquetas hallarán ayudas para evitar estereotipos, no caer en el tokenismo, describir piel, ojos, cómo investigar y me tienen a mí. Recuerden que pueden escribirme, con gusto les doy una opinión personal (no hablo en nombre de todos los negros del mundo) o les sirvo de lector de sensibilidad.

Pero como es una duda frecuente en mi carpeta de entrada y no se trata de crear problemas sino aportar soluciones, en esta entrada amplío el tema de los villanos negros con dos personajes reconocidos: Killmonger, de Pantera Negra y Mr. Glass, de El protegido. Además comparto algunos consejillos prácticos para dar en el blanco.


¿Cómo te parece el tema? ¿Te has sentido cohibido o impedido para crear este tipo de personajes? 

Saludos y besos, mis chulos y chulas.

3 comentarios:

  1. Claro, depende de qué uso se dé al tema. En mi saga, el villano de inicio es blanco, aunque los villanos colectivos son los fanáticos de África y oriente medio (Los fanáticos religiosos y aquellos que buscan el poder y la desigualdad llena de corrupción y violencia) que, frente a los defensores de la igualdad y la libertad en África y oriente medio, eligen un imperio tirano y masacran a todos aquellos que no piensan como ellos. El villano negro es el dictador Tumbu porque es un señor de la guerra africano (Aunque sabemos que empezó en los cuerpos de paz de la ONU) y es lo más probable en realismo porque un señor de la guerra africano probablemente sea negro, aunque no se nos día explícitamente si lo es o no. En contraposición, tenemos a Kaynak, que es un férreo defensor de la democracia, que sólo lucha por los cuerpos de paz para detener a criminales de guerra como los señores de la guerra, que estudia y ama África y tiene como objetivo, cuando no enseña su especialidad dentro de la filología africana en Merhaba, detener a los fanáticos, fascistas y corruptos que han creado la EDAU. También tenemos a Orateur, que es un argentino negro, pero no por ello es un villano. De hecho, es buena gente, defensor de una política que refuerza los lazos multiculturales entre continentes, un líder entre los refugiados cuando escapan, un maestro y un amigo de todos. En cambio, tenemos a su nieto Osvaldo, que es un seductor muy afable y lleno de inquietudes por lo infrecuente, pero que también es proxeneta y un tanto chungo. Mientras que personajes buenos y malos los hay de todo el mundo sin que el color de piel sea definitorio. No hay una búsqueda de que un personaje deba ser malo o bueno por el color de piel o su origen; depende de sus experiencias e ideología; de hecho, muchos parten de ser más o menos buenos y luego se corrompen y otros se redimen, aunque también haya personajes que se mantienen en sus posiciones.

    ResponderEliminar
  2. Hola, gran entrada. Y estoy de acuerdo contigo, eso no tiene que ver con el racismo. Obviamente, un escritor debe preguntarse por qué un villano debe ser cómo es. Aunque, los escritores que dicen que ponen villanos negros porque "no ven colores" son generalmente el problema y es que ellos, en su mayoría, ignoran que hay una serie de estereotipos e ideas perpetuadas por los medios de comunicación y que, ya sea inconscientemente, se están dejando llevar por ellas. Porque, si no te importa el color, ¿por qué tú protagonista no es negro?.
    Lo que yo hago al leer un libro (porque no soy escritora, pero como mujer negra sí me interesa la representación de las personas de mi raza en los contenidos que leo) es darle varias opciones que son:
    1. Hay una conexión directa con la raza del personaje y la historia. Por ejemplo Kilmonger en Black Panther, él es negro porque, de no serlo, sus argumentos no tendrían justificación. Y que sus experiencias como persona de color importen en la historia. De esa forma, el personaje DEBE ser negro.
    2. Que el villano no sea estereotípicamente negro. Ósea que no se quede en el cliché, porque así apoyas dos estereotipos. Un ejemplo de ello es el personaje de Sterling K. Brown en Predador (la nueva) que es un hombre inteligente, en una posición de poder, pragmático, organizado. O el de Sam L. Jackson en Kingsman que es un ambientalista en una posición de poder.
    3. la ley de los pares. Si tu villano es malvado y negro, debes tener una persona negra que represente buenos valores. Y eso no debe ser difícil, ¿no? De esa forma evitar que todos los negros que está en el libro o la película sean malvados.
    Ah... y también está lo de "que sea un buen villano". Pero, ese caso es más complejo ya que tengo que ver el contenido.
    Lo que sí puedo decir, es que hacer un villano negro "porque sí", es ignorar que existe un sistema hecho para perpetuar la idea de los negros como seres inferiores y malvados. Y, aunque un escritor dice no ver colores al escribir, eso no es lo único que los convierte en ciegos.
    (Acabo de descubrir tu blog y me encanta. Gracias por tu trabajo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Vnnsbp. Muchas gracias por tu aportación. Creo que comprendes a la perfección la necesidad de hablar de este tema y de lo perjudicial que es la mala representación de las personas negras en la sociedad. El único pero a tu comentario es que esas tres opciones hacen parte de la entrada que sigue a este tema jajajajaja. Por lo visto, como persona negra tenemos un punto en común al analizar una obra. Me gusta mucho. Espero verte más por aquí y leer tus comentarios (si son como este, me quito el sombrero).
      Cuídate mucho y besos

      Eliminar

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics