Cómo escribir el tartamudeo de nuestros personajes

Aquí estoy, empezando año con pie derecho. Varios meses después de lo proyectado en esta entrada pero de vuelta. Hoy hablaremos de los personajes con tartamudeo en nuestras historias y cómo no meter la pata (espero no estar metiendo la pata).


O cómo escribir el diálogo de un personaje con tartamudeo.

En fin, todo empezó cuando quise diferenciar a uno de los personajes secundarios de mi novela Héroes de cajón, pues sonaba igual que muchos otros y había un par de capítulos en los que tenía una intervención relativamente alta.

Planteé dos opciones. La primera fue dotarlo de algún acento, lo cual era fácil teniendo en cuenta la variedad que existe en Colombia. La segunda opción era hacerlo tartamudo.

Era arriesgado. No quería que el tartamudeo definiera al personaje y tampoco volverlo caricaturesco. Debía ser cauteloso. ¿Quieres saber cómo me fue? He aquí algunos aspectos importantes a tener en cuenta.

¿Cómo se escribe el diálogo de un personaje tartamudo?

Mi primera pregunta y creo que una de las más importantes del proceso. ¿Puntos suspensivos? ¿Guión?


Puntos suspensivos

Esta metodología para el tartamudeo se usó en el tango La Milonga del tartamudo:

Echegoyen echó fama en la gran ocupación,
cuando un juez y un coronel le exigieron rendición.

Dele… dele… dele… delegado no… no se deje chi... chicanear,
si la gente está a su lado tiene todo por ganar.

En medio de su discurso, el tarta tartamudeó,
y entre risas y cargadas, la gente le canturreó:
mi… mi… mi... milonga ta… ta… tartamudeada, milonga para olvidar, cuando calla el tartamudo, 
seguro que va a pelear.


No usar nada

Juan Rulfo escribe de esta manera el diálogo de un personaje tartamudo de su novela Pedro Páramo:

A mí ni me totomaron en cuenta. Pero a don Fulgor le mandaron soltar la bestia. Le dijeron que eran revolucionarios. Que venían por las tierras de usté. “¡Cocórrale!” —le dijeron a don Fulgor—. “¡Vaya y dígale a su patrón que allá nos Veremos!”. Y él soltó la cacalda, despavorido. No muy de prisa por lo pepesado que era; pero corrió. Lo mataron cocorriendo. Murió cocon una pata arriba y otra abajo.




Guión

Encontramos el uso del guion en la novela It de Stephen King con el personaje Bill:

Incorporado en la cama, con las mejillas aún sonrojadas (pero con la fiebre retirándose finalmente), Bill había terminado el bote, pero cuando George intentó cogerlo, Bill lo puso fuera de su alcance.
 --Ahora t-t-tráeme la p-p-parafina.
 --¿Qué es eso? ¿Dónde está?
 --Está en el es-t-t-tante del s-ssótano, al bajar -dijo Bill-. En una caja que dice Ggu-Gulf. Tráeme eso, junto con un cuchillo y un c-c-cuenco. Y una c-c-caja de ffósforos.

Aunque como escritor novato podría usar cualquier de los tres estilos basándome en los ejemplos, era consciente de que el asunto iba más allá de gustos, por lo que busqué en la fuente más confiable.


Ortografía de la lengua española 2010

De acuerdo a la búsqueda realizada, para reflejar el tartamudeo en los diálogos se debe usar el guión.

Página 423: el guion se utiliza también cuando se trata de reflejar por escrito la pronunciación entrecortada y con repetición de segmentos no necesariamente coincidentes con sus sílabas de una palabra, rasgo característico del tartamudeo.


Para escribir el diálogo de mi personaje debía usar el guión. Punto.

Una vez claro el asunto pasé a la siguiente duda: cómo crear y caracterizar a un personaje con tartamudez.

Aclaro que el 90% de la información plasmada fue extraída de diversas fuentes por Internet. Agradezco especialmente a The American Speech-Language-Hearing Association (ASHA).

1. No subestimes al lector

Si ya dejaste claro que el personaje presenta tartamudez al hablar no siempre es necesario plasmarlo en los diálogos, menos cuando deba dar discursos largos o participe con frecuencia. Omítelo y recuérdalo de vez en cuando. El lector lo entenderá y llenará los vacíos. 

El siguiente es un ejemplo de lo que No se debe hacer.

─P-pedro, y-yo siempre he, he, quise decirte q-q-que eres mi, mi gran amigo p-pero l-l-lo que sucede es q-q-que estoy e-e-enamorado d-de t-t-tu hermana.


2. Tipos de tartamudez


Las repeticiones 

¿D-D-D-Dónde vas?

Repetición parcial de la palabra: La persona tiene dificultad en pasar de la "d" de "dónde" al resto de los sonidos de la palabra. Se logra completar con éxito la palabra al cuarto intento.

Las prolongaciones

¿SSSSabes qué? 

Prolongación del sonido: La persona tiene dificultad en pasar de la "s" en "sabes" a los sonidos restantes de la palabra. Continúa diciendo y arrastrando el sonido "s" hasta ser capaz de completar la palabra.

Los bloqueos

Nos vemos... este... alrededor de las seis. 

Una serie de interjecciones: La persona espera tener dificultad en hacer la transición de "vemos" a "alrededor". Como resultado de ello, produce varias interjecciones hasta que puede decir la palabra "alrededor" con soltura.

El bloqueo del discurso se manifiesta cuando la boca está en posición para emitir un sonido, algunas veces durante varios segundos, llegando a emitir sólo un sonido parcial o sin emitir sonido alguno. Después de un esfuerzo es posible que la persona complete la palabra. También pueden ocurrir interjecciones como "hum" o "este", en particular cuando incluyen sonidos repetidos ("hu- um- um") o prolongados ("huuuum") o cuando se las usa con la intención de demorar el inicio de una palabra con la que el hablante espera "trabarse".


Reglas de la tartamudez

Estas reglas son autoría de Gabrielle Massman en su blog Write for the King. Me sirvieron un montón.

1. La tartamudez ocurre en el primer sonido de la palabra: el tartamudeo no ocurrirá en la mitad de la palabra.

2. No escribas un tartamudeo más de una vez en una sola oración o tres veces en un solo párrafo (en una situación de mucho estrés, es posible que puedas salirte con la tuya con dos tartamudeos en una oraciones y hasta cinco en un párrafo, pero no no hagas esto a menudo, puede ser pesado para el lector).

3. Elije de 3 a 7 sonidos en los que tu personaje tenga problemas: las personas que tartamudean tienden a tener bloqueos en sonidos determinados (por ejemplo, para x personaje los sonidos particulares pueden ser la b, p, k, w, y la g)

4. Las personas que tartamudean a menudo retroceden y empiezan de nuevo cuando llegan a un bloqueo (por ejemplo: "Me gustaría que fueras... ¿quiere ir al parque?").

5. Otra estrategia para tartamudear es utilizar otro sinónimo de la palabra con la que están luchando (por ejemplo: "Te ves g... g... realmente bonita esta noche").

6. Bajo mayor estrés el tartamudeo será más frecuente; en cambio, si no hay estrés, muchos no tartamudean en absoluto, así que no te sientas obligado a que tu personaje tartamudee en cada conversación. Algunas personas tartamudean frente a muchas personas pero pueden sostener una conversación fluida en privado.

7. Si usas el inciso de diálogo "tartamudeó," no escribas el tartamudeo en la cita. De nuevo, si escribes el tartamudeo en el diálogo, no digas "tartamudeó". Nuestro lector es inteligente, no necesitamos darles un puñetazo al rostro para que entiendan que el personaje tartamudea.

8. Aunque parezca extraño no escribas el tartamudeo en sus pensamientos: las personas que tartamudean piensan normalmente y muchas son extremadamente inteligentes. Algunas personas asumen automáticamente que el habla lenta significa una mente lenta. Esto no es cierto, pero el malentendido es algo con lo que muchas personas que tartamudean tienen que lidiar, y es extremadamente insultante.


Volviendo al personaje de mi novela, que es conocido como El patrón del fuego (sí, así le dicen. Y es el líder de la Legión del fuego), al ser secundario y su participación reducida a un par de escenas específicas, su tartamudeo me ayudó a hacerlo distinto del resto de secundarios.

Lo mejor en estos casos es asesorarse con personas que presenten tartamudez o con profesionales del tema. 

Para terminar, es un placer estar de regreso en este nuevo año. Si deseas saber cómo caractericé al personaje en mi novela, puedes descargarla en este enlace. Solo me resta desearles lo mejor del mundo, muchas bendiciones y éxitos.

¿Te pareció útil? ¿Alguna vez has introducido a un personaje con tartamudez? ¿Algún consejo para mejorar la caracterización de estos personajes?

11 comentarios:

  1. Buen artículo. Respecto a como tratar el tartamudeo literariamente, dos ejemplos me vienen a la mente: "Los miserables" e "It".

    En "Los Miserables" Víctor Hugo dice que la criada de Jean Valjean es tartamuda, pero que no lo reproducirá en la grafía de sus diálogos para no burlarse de alguien por un mal del que no tiene ninguna culpa.

    En "It", sin embargo, Stephen King si que reproduce la tartamudez de Bill Denbrough, para hacer al lector sentirse en la piel del protagonista, así como remarcar que con el estrés de las situaciones límites que vive se le acentúa.

    Distintas visiones de un mismo tema, pero en opinión de un servidor respetuosas por igual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Santi. Amigo, gracias por los ejemplos que expones. El asunto de la tartamudez y de cualquier dificultad del habla es bastante delicado por lo que dices: se corre el riesgo de volver una parodia o minimizar una discapacidad. Yo lo hice porque en realidad ese personaje era demasiado igual pero tuve que medirme para no sobrepasarme. Cuídate mucho

      Eliminar
  2. Muy interesante. Es de esas cosas que nunca te planteas, pero que al escribir nos viene un personaje con esta forma de hablar y te vuelves loco para reflejarlo en el diálogo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, David. Exacto, pocas veces tendrás que enfrentarte a estas situaciones, pero en mi caso estaba causándome un poco de estrés. Cuídate

      Eliminar
  3. Buen artículo, Píper. Me alegro mucho de que ya estés de vuelta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Javier. Muchas gracias. En verdad me gustó mucho este artículo. Me ayudó a darle forma a ese personaje en cuestión y a comprender lo que significa la tartamudez. Espero ampliar más adelante este tema. Devuelvo el abrazo.

      Eliminar
  4. Como persona que tartamudea me ha gustado tú articulo.
    Me he identificados con varios de los ejemplos que expones, principalmente del bloqueo y las repeticiones.
    ¡Te agradesco por el articulo!, porque aunque tartamudeo tenia miedo de plasmarlo erroneamente en mís escritos, soy super novato.
    Gracias por conpartir tú sabiduria en este gran blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, ismael. Pues sabio, sabio no soy, pero he hecho el esfuerzo por investigar y plasmar la información necesario. Puede que me haya quedado corto ya que cada individuo actúa y reacciona diferente. De nada y buen provecho.

      Eliminar
  5. ¡Qué buen artículo, Piper! Lo comparto.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Izaskun. Lo tienes a tu disposición y muchas gracias. Besos

      Eliminar
  6. ¡Excelente!Me ayudó muchísimo. Gracias.

    ResponderEliminar

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics