Cómo describir el color de piel de los personajes negros en tus historias (2 parte)


Ante la buena acogida que tuvo la entrada Cómo describir el color de piel de tus personajes negros en tus historias, decidí adelantar la publicación de su segunda parte, con el fin de solventar las dudas que quedaron en el aire.


Ya hemos mencionado algunas de las formas más comunes como los escritores intentamos pasar por agache este agudo tema de los colores de piel (de color, oscuro, moreno, moro, africano, achocolatado, carbón), por lo que hoy vamos a tratar de darle sentido al tema.

De acuerdo a una encuesta realizada por la ABC y The Wasington Post en el 2003, se determinó que el 48% de las personas prefiere que los llamen afroamericano, el 35% prefiere ser llamado negro y un 17% dijo gustarle ambos. En cuanto al término «de color», como dije en la entrada anterior, se debe usar con precaución, pues para muchos es ofensivo.

En ese orden de ideas...

Cuando abrí los ojos, un afroamericano se me acercaba muy despacio. 

Cuando abrí los ojos, un hombre negro se me acercaba muy despacio. 

Cuando abrí los ojos, un hombre de color se me acercaba muy despacio. 

Las frases están bien, pues cumplen con la misma función: traernos a la mente a un hombre de piel negra acercándose. Punto. Mi única objeción sería que, aunque alguna más que otra, las tres carecen del brillo literario que caracteriza a nuestro arte, no todas las personas son afroamericanos y puede generar confusión al estar relacionado con los negros nacidos en Estados Unidos. Ahí es donde aparece una denominación que dejé por fuera adrede:

Cuando abrí los ojos, un hombre de piel de ébano se me acercaba muy despacio. 

Trillada a más no poder, es una de las metáforas que más embellecen nuestras descripciones. No está nada mal su uso, pero como dijo mi buen amigo Pablo Ferradas: hay vida más allá del marfil y el ébano.

Exacto. No todos tus personajes deben terminar poseyendo una exquisita y perfecta piel de ébano.

Para los que no lo saben, el ébano es el nombre de un árbol cuya madera es negra y fina, por lo que es considerada noble y valiosa, de ahí que los más versados usen esa expresión como vocativo cariñoso y afectivo hacia alguien: Diosa de ébano. Recuerdo con nostalgia a una buena amiga que siempre me saludaba con entusiasmo. Decía algo como ¡Hola, mi príncipe de ébano! Esa persona falleció hace algunos años.

No creo que pueda existir alguien que se sienta ofendido porque le traten de esta forma, pero los escritores debemos saber en qué momento un personaje merece ser llamado de ébano y cuando no sobrepasarse en su uso.

Aún recuerdo la piel de ébano del monstruo que descuartizó a toda mi familia y me obligó a merendarlos en la cena.

Aclaraciones previas

Sobra decir que no todos los personajes merecen que nos explayemos en detalles, por lo que si ese personaje de piel negra no tiene una función específica o no es tu estilo describirlos, no te quemes la cabeza especificando el lunar ubicado entre el mentón y el pómulo izquierdo. Por el contrario, si usas extensas descripciones para toooodos tus personajes blancos y nos cuentas qué tan nívea es la punta de su nariz, que con los personajes no blancos ocurra lo mismo.

Aunque no soy un gurú, he intentado recopilar la mayor información posible y he llegado a la conclusión de que este tema será de utilidad para la descripción de cualquier personaje sin distinción del color de piel.

También quiero aclarar que las personas no poseen la piel exactamente de los colores que veremos a continuación sino que sus pieles poseen cierta coloración, tono o subtono que se asemeja (Uno nunca sabe quien me denuncie por difamación o información falsa). Las personas dedicadas al maquillaje o a la piel entenderán mucho mejor de qué hablo.

No siendo más, explicaré cuatro formas diferentes de describir el color de piel de los personajes, información basada en la página writingwithcolor.tumblr.com, que es un referente en ese tema.

Colores básicos

Si alguien tiene la piel de este rosa o marrón, apague y nos vamos

Realizar descripciones de la piel con estos colores es la base para trabajar a los personajes.

Su piel era color beige, su piel era color rosada.

Aunque no proporcionamos demasiados detalles, vemos que funciona. No revelamos mucho del personaje, pero el lector logra hacerse una idea sin mucha dificultad.


Ya quisiéramos ser así 

El gran punto es que si no somos creativos todos los personajes terminarán siendo marrones, beige y rosados.

Colores complejos

Los colores complejos son palabras muy raras que realmente significan su color. Sin embargo, algunos poseen diferentes significados, por lo que tendremos que buscar qué otras asociaciones tendrá esa palabra.

A continuación subo algunos ejemplos de colores complejos y esta página, en la cual pueden encontrar muchos más términos.




Aunque pueden funcionar solos para describir el color de piel de cualquier personaje, creo que su verdadero objetivo es otorgar matices.

Para hallar estos colores complejos, el escritor puede acceder a cualquier página en la Internet, pero recomiendo Encycolorpedia, además de darte el código y nombre, te explica de qué colores está compuesto, el tono, la saturación y la luminosidad. Aunque si no te importan mucho estos datos, Encycolorperia también te ofrece una gama de colores relacionados con el que buscas, medianamente relacionados y alejados por completo.

Ejemplos de uso de colores complejos:

Su piel presentaba una tonalidad entre dorada y marrón, como quien ha estado expuesto al sol.

Aquel hombre, de piel café leonada, bailaba al son de la bachata.

La mujer presentaba un hermoso café rojizo, herencia de su raza.


No digo que esos ejemplos estén bien, pero creo que sirven para fortalecer a esos personajes que solo son blancos y negros. 

A favor del uso de colores complejos:
  • Hacen volar la imaginación del lector.
  • Crean mayor individualidad y enfocan los rasgos de la piel de los personajes.
  • Mejoran la capacidad descriptiva del escritor en cuanto a sus personajes.
En contra del uso de los colores complejos
  • El lector puede desconocer a qué se refiere el escritor cuando dice que un personaje posee la piel color aceituna.
  • Para algunos puede resultar demasiado recargado o sentir que están escribiendo prosa púrpura.
  • Obliga a invertir tiempo buscando palabras que describan el color, lo cual puede llegar a ser engorroso.
No obstante, si se desea, el escritor puede comparar el color con imágenes relacionadas o familiares. 

El ocre de su piel era como si alguien la hubiese bañado con el cobre más fino que existiese sobre la tierra.

Modificadores

Los modificadores, que pueden ser adjetivos, logran cambios parciales en la descripción, específicamente en el tono de la piel. Aquí algunos:

Oscuro, intenso, vivo, frío
Cálido, medio, tostado
Claro, luminoso, pálido

Negro intenso, marrón oscuro, amarillo cálido, rosa pálido.

Los modificadores no son colores, solo resaltan alguna característica del color de la piel. Por ejemplo, si un personaje posee la piel tostada, el lector puede deducir que estuvo bronceándose sin que lo menciones (bueno, no todos lo deducirán). Una cosa, ten cuidado al describir como se broncea la piel de los personajes negros. Sí, los negros también nos bronceamos. ¿Qué crees? ¿Nos volvemos más oscuros? ¿Más claros? ¿Rojos? ¿Violetas?

¿Quién me ha fotografiado
recién bronceado?
El uso de modificadores enfatiza la descripción pero puede ser rechazado por los escritores que detestan con ahínco los adjetivos.

Los tonos y subtonos

Para terminar, hablaremos de un tema en el cual las personas conocedoras de maquillaje y belleza o que son dermatólogos me llevarán años luz: la colorimetría.

Aunque puede llegar a ser complicado, esta técnica es bastante útil.

Personajes cálidos y personajes fríos

Las personas cálidas son aquellas que tienen un tono amarillo/dorado en la piel, mientras que las personas frías poseen un poco de azul/rosa en la piel. Puedes tener en cuenta esta información al momento de recrear a tus personajes.

Para hacer un poco más práctica esta parte, la manera de saber a cuál pertenecemos es observando el color de las venas de la muñeca. Si son verdosas significa que somos cálidos, si son azules somos fríos. Pero si no logramos encontrar ningún color específico somos neutros Increíble pero cierto. Han hablado los expertos. 

Por lo tanto, si eres de esos escritores meticulosos que no dejan ningún detalle en el aire, puedes realizar el ejercicio con tus personajes e imaginarte el color de sus venas.

Personajes cálidos: pieles con un trasfondo dorado, ámbar, gamas de amarillo y anaranjado.



Personajes fríos: pieles con un trasfondo rosado, violáceo, azul, rojos e incluso amarillo apagado. Lucy Liu entraría en este tipo de piel. Es blanca, con un tono amarillo apagado. No describas a los asiáticos como simples amarillos.



Personajes neutros: como tienen vestigios tanto de cálidos como neutros, podemos decir, por ejemplo, que es la mezcla entre dorado y rosado, violáceo con verdoso, entre otros.


La mención de los matices dentro de la piel del personaje es una manera más precisa de describirlos, por lo que el escritor, al conocer el trasfondo de cada tipo de piel, puede llevarlos a la práctica.

En el caso de las chicas negras de los recuadros, observamos una marcada diferencia de estos matices y trasfondos. Depende de la habilidad del escritor para reconocerlos y aplicarlos. Seamos honestos, en ocasiones no encontramos las palabras adecuadas por más que tengamos la idea clara en nuestra mente. En ese caso, quizás este listado de palabras y consejos para describir la piel te puede ayudar.

Su piel era marrón con ciertos matices cálidos de color anaranjado en sus pómulos, que se acentuaban al sonreír y cuando estaba de frente al sol. 

¿Aún posees muchas dudas al momento de describir el color de piel de las personas negras?

Las siguientes imágenes, extraídas de la página writingwithcolor.tumblr.com, te ayudarán a ver las grandes diferencias que existen. A pesar de ser mujeres de descendencia negra, poseen particularidades, rasgos y características que las diferencian. 


http://writingwithcolor.tumblr.com/



http://writingwithcolor.tumblr.com/


http://writingwithcolor.tumblr.com/
Como pudieron ver, existen muchas formas de describir el color de piel que quizás desconocíamos o no nos interesaba indagar, por lo que, mi querido escritor, a partir de este momento todo depende de tu capacidad creativa. Busca a esos personajes negros de tu novela y otórgales personalidad y carácter.

¿Qué te ha parecido la entrada? ¿Te ha ayudado a despejar dudas? ¿Te gustaría una tercera parte en la que abordemos la descripción de la piel usando las flores, la madera, los metales y algunas características de la naturaleza, como la arena?

10 comentarios:

  1. Realmente interesante y muy detallado. Si, el tema es mucho más complejo de lo que parece.

    Consultaré este artículo cada vez que me encuentre en esa tesitura.
    Felicidades por tu buen hacer, sigue así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lorenzo. Qué bueno que te gustó. Aunque pareciera que doy reglas sobre el tema, no quiero que se conviertan en puntos estrictos. Digamos que son consejillos que pueden ayudar a mejorar la prosa. De todas formas gracias por pasarte, como siempre

      Eliminar
  2. Marian, de Frontera Esdrújula al aparato.

    Si dicen que los esquimales son prolijos al describir el color en el que se mueven, de ti podemos decir lo mismo. ¡Mamma mía! No hubiera imaginado posible escribir un artículo de estas dimensiones hablando ¡solo del color negro! Ni cabe duda de que enciende la imaginación y la pone a trabajar. (Por cierto, sospecho que pertenezco a la gama fría del blanco..., aunque no quiero pensar que soy por ello una persona fría... ¡Oh, Dios, qué conflicto!).

    ¡Mis felicitaciones por tanta exhaustividad, Piper!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marian. Qué bueno verte por estos lados. He hecho lo posible por recopilar toda la información posible. Espero que esta información te sirva, no solo para los personajes negros, sino para todos los personajes en general. Es un placer tenerte por aquí

      Eliminar
  3. Gracias por la mención, Piper.

    Te has currado un artículo genial y para guardar como futura referencia.Yo soy muy de utilizar imágenes relacionadas porque, en general, soy muy torpe describiendo colores (soy de esos que considera "azul marino" al rango de colores que va desde el negro hasta el celeste).

    Un abrazo y gracias por el artículo. Le sacaremos jugo ;).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pablo. Qué vergüenza no haberte informado de la mención en la entrada. Se me pasó y es una pena que te hayas enterado por ti mismo. En cuanto a lo que dices de las imágenes relacionadas, dentro de poco haré una tercera entrada con las imágenes, tal como dices. Por ahora dejaré a un lado el tema para no parecer intenso. Muchas gracias por aparecerte por aquí

      Eliminar
  4. ¡Hola, Piper! Esta segunda entrada, como la primera que dedicaste a la descripción del color de la piel, me ha resultado muy interesante. Me ha gustado, sobre todo, el epígrafe dedicado al tono y el subtono. ¡Mil gracias por la entrada! Es una gran ayuda para que los escritores podamos escribir sobre la piel de nuestros personajes sin ofender a nadie y eliminando los clichés que están demasiado trillados. ¡Un cariñoso saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noemí, qué agradable verte por el antro. Espero que esta entrada te sirva para mejorar tus descripciones. Aunque no busco que se convierta en tema tabú ni se sientan cohibido al escribir. Solo es una guía. Muchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
  5. Muchas gracias :) No tengo demasiada soltura en el lado de las descripciones físicas y las aplico seguramente menos de lo que debería. Esta entrada puede ayudarme bastante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Javier, qué bueno verte aquí por Antro Narrativo. Espero que te sea de utilidad. Cuídate.

      Eliminar

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics