Continuando con la publicación diaria de relatos, previo a la reactivación del blog, hoy es el turno de otra muestra de ciencia ficción. Aunque no es mi fuerte (Héroes de cajón está clasificada dentro del género), nadie puede evitar una buena dosis de viaje intergaláctico.


Tercer día de la maratón de relatos diarios. Agradezco a los que me han escrito al correo y a los que comentan cada uno.

Aunque esta semana rompí mi racha de relatos para publicar la segunda entrada sobre el análisis representativo de Ready One Player, no he olvidado que la reactivación del blog será el 3 de septiembre. Sí, hasta la otra semana retomaré los consejos literarios. Por ahora los dejo con mis historias.

Abandonados fue seleccionado en el I Concurso Relatos Ci-Fi "Bajo la piel", convocado por Carpa de sueños.

Sé que los seguidores de Ready Player One , ya sea el libro o la película, porque existen las dos distinciones, no estarán muy a gusto con esta serie de artículos pero creo que son necesarios, más para alguien acostumbrado a ver un poco más allá del mensaje inicial de cualquier obra. 

Hace una semana hablamos de la carga racial que lleva el libro. Hoy trataremos otros aspectos no menos importantes, como los estereotipos asiáticos y el machismo.


Continuando con la serie de relatos con los cuales he participado en concursos y convocatorias, hoy es el turno para mi estreno en el género realismo mágico.



Sí, estrambótico el título de esta entrada.

Como sabrán, la reactivación del blog está programada para la primera semana de septiembre, aunque esta semana me adelante y escribí sobre la novela Ready One Player, por lo que desde hoy hasta entonces publicaré un relato diario.

Lo confieso, cuando vi Ready Player One quedé encantado. No porque fuera una graaan película, aunque no es mala, sino porque me considero un amante de los videojuegos, de las películas y de las series ochenteras; es decir, soy un amante de la cultura pop estadounidense (seamos honestos, poco o nada nos interesan esos mismos años a nivel local).

Desde ese día me propuse a leer la novela. Quería saber qué tanta fidelidad había y cómo aquello, plasmado en la cinta de Spielberg, me emocionaría en letras. Además, la peli me dejó cierta desazón que debía confirmar o descartar. 

¿Cómo me fue? El título lo dice todo.


Esta entrada es una disculpa pública hacia Tania Hernández.


Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics