El estilo de vida necesario para ser un escritor creativo

Hay muchas controversias y muchas falsedades alrededor de este tema, Incluso me atrevo a dudar de que cómo vivamos o lo que comamos influya en nuestra capacidad creativa.

Sin embargo, responderé a una pregunta muy común: ¿Cuál es el estilo de vida apropiado para convertirse en un escritor inteligente, pensador y por ende creativo?




Existe la idea errónea de que un escritor o una persona creativa es un nerd, una persona excéntrica, solitaria y muy reservada, que vive enclaustrada tras una pila de libros, con un juego de lapices en el bolsillo de la camisa y gruesos anteojos. O por el contrario, se piensa que un escritor o una persona creativa es alguien abandonado y poco saludable, preocupado más por inventar que por sí mismo.

Todas esas características que acabo de mencionar son el resultado de un producto cultural más que de una actitud individual. Son estereotipos impuestos por la televisión. Al menos en mi caso me considero un cincuenta cincuenta, soy un poco descomplicado y otro tanto demasiado riguroso. 

Es imposible encasillar a los escritores de un sola manera, pues todos somos diferentes, poseemos costumbres, culturas y personalidades que nos hacen distintos. Sin embargo, y aunque algunos se sorprendan, somos seres humanos y nuestro organismo responde de la misma forma, ya sea que vivamos en España o en Colombia, seamos blancos o negros.


A continuación analizaremos cómo algunos aspectos básicos de la vida como la alimentación, el sueño, el esparcimiento y las sustancias psicoactivas, provocan diferentes reacciones fisiológicas que bien podrían estar relacionadas con la capacidad creativa del ser humano.


La alimentación

Este eres tú... ayer

Ahora bien, el proceso de la creatividad literaria no solo requiere imaginación, sino también exige una alta concentración, resistencia física y relajación. Por tanto, con el fin de que estas condiciones se den, se requiere disciplina y responsabilidad en nuestro estilo de vida, especialmente en nuestros hábitos alimenticios. En esta entrada brindo algunos puntos relacionados con la alimentación para ser creativos que espero reforzar a partir de este momento.

Como es sabido, la mente no requiere tanto alimento como el cuerpo, aunque esto depende de la edad de la persona. Por otro lado, el potencial literario es similar entra una persona obesa y una persona delgada, o pregúntale a George R.R. Martín. Sin embargo, los esfuerzos mentales requieren buenos suplementos de minerales y el suministro de suficiente energía. Según estudios (no míos), la persona adolescente requiere una mayor ingesta de proteínas, vitaminas, minerales y alimentos energéticos en comparación con los adultos, que requieren menos proteína, menos calorías pero más minerales y vitaminas (anda, somos escritores, no nutricionistas).

Los escritores, por lo general, podemos escribir durante horas enteras en medio de una intensa concentración. Las comidas grandes y las digestiones prolongadas traen como consecuencia la disminución de las funciones mentales, el cansancio y el sueño, con lo que se afectará el flujo de ideas y de pensamiento.

Por lo anterior, una buena dieta para hacer que las ideas fluyan debe consistir en:

Antioxidantes. Los antioxidantes son aquellas sustancias que retrasan el deterioro y el desgaste de la piel, órganos y tejidos Tras buscar por aquí y por allá sin lograr unificar nombres y listados, uno de los pocos alimentos de este grupo que puedo resaltar son los arándanos, que llevan la etiqueta de ser un alimento para mejorar el cerebro

Los ácidos grasos Omega-3. Lo encontramos en el pescado, pero no cualquier tipo de pescado, los azules como el salmón son la principal fuente. También se encuentra en las semillas de la chía o salvia hispánica (corre a tu tienda naturista de confianza) o en nueces y semillas de linaza, entre otros. El omega-3 actúa como el aceite que lubrica los engranajes del cerebro. Sin este lubricante, nos arriesgamos a estropear la maquinaria.

La colina. Nutriente que pertenece al grupo de la vitamina B y que encontramos en alimentos de origen animal como los huevos, el hígado de pollo y de ternera, además de vegetales como la soja y el germen de trigo. Mejora la memoria y la capacidad de atención, con lo que no olvidaremos que nuestro personaje principal no sabe nadar al momento de cruzar un lago para salvar a su princesa.

El chocolate. El delicioso y sagrado cacao de los mayas. Su consumo trae excelentes beneficios para nuestro cerebro: mejora el flujo sanguíneo, refuerza las habilidades del pensamiento, mejora la función cognitiva y protege al cerebro de los efectos neurodegenerativos.

Glucosa. Necesaria para no desfallecer por falta de energía frente al cuaderno. Una adecuada concentración de glucosa en la sangre nos ayuda a mantener la concentración y estar alerta. ¿O cuántas veces no hemos sufrido las consecuencias de no haber consumido el desayuno a la hora adecuada? Pero con esto no me refiero a que te consumas todo el tarro de azúcar de la cocina y caigas en un coma diabético. La glucosa que nuestro cuerpo necesita la podemos hallar en algunos carbohidratos

No olvidemos que más allá de seleccionar nuestra alimentación con lupa, es comer de forma balanceada, ni mucho ni poco. 

Confieso que pocas veces desayuno. Ingiero algo rápido en el transcurso de la mañana, me alimento de lo que aparezca en mi plato durante el almuerzo y en la noche me voy a la cama con una cena liviana, entendiendo que a partir de las cuatro de la mañana ya me encuentro frente al computador.

El descanso y dormir bien

Representación gráfica de Piper Valca

Según la Organización Mundial de la Salud el ser humano invierte, a ojo de halcón, un tercio de su vida en dormir. Se ha demostrado que dormir es una actividad absolutamente necesaria ya que durante la misma se llevan a cabo funciones fisiológicas imprescindibles para el equilibrio psíquico y físico de los individuos: restaurar la homeostasis del sistema nervioso central y del resto de los tejidos, restablecer almacenes de energía celular y consolidar la memoria.

Establece también que las horas de sueño varían de persona a persona, pero la duración más frecuente es entre 7 y 8 horas. 

Mantenernos despiertos produce un efecto contrario. Si no descansamos bien aumenta la muerte de células cerebrales y se disparan los mecanismos que provocan el estrés, con lo que no estaremos seguros al momento de intentar plasmar nuestras ideas y nos enfrentaremos al bloqueo del escritor, con una hoja en blanco, incapaces de siquiera empezar. Creatividad literaria cero.

El tiempo ideal de sueño es aquel que nos permita escribir sin cansancio, realizar las actividades diarias con normalidad y mantener una actitud positiva en todo momento.

Piper Valca duerme escasas seis horas, despertando entre las 3 y 4 de la mañana para irse a la cama entre las 9 y 10 de la noche. Veinticuatro horas no son suficientes para mí.


El ejercicio físico

Nada mejor para aumentar la creatividad que un poco de actividad física.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Leiden, en los Países Bajos, practicar ejercicio de manera frecuente ayuda a aumentar la creatividad debido a que estimula la capacidad de las personas para pensar con flexibilidad, lo que desarrolla un pensamiento mucho más creativo.

El ejercicio tiene un impacto directo sobre dos tipos de pensamientos sobre los que en se fundamenta la capacidad creativa: el pensamiento convergente y el divergente.

Por un parte, el pensamiento divergente implica dar con la mayor cantidad de soluciones posibles para un problema; en tanto que el convergente conduce a una solución correcta única para el problema. Ambos ayudan a incrementar la flexibilidad mental y creatividad.

Mediante el pensamiento divergente podemos dar solución al siguiente acertijo:

Esta mañana se me cayó un pendiente en el café. Y aunque la taza estaba llena, el pendiente no se mojó. ¿Cómo es posible eso?

Según los especialistas, Hacer ejercicio de forma regular puede funcionar como un potenciador cognitivo que fomente la creatividad en formas baratas y saludables; sin embargo, la capacidad de pensar con flexibilidad sólo se desarrolla si el cuerpo está acostumbrado a la actividad.

De lo contrario, una gran parte de la energía prevista para el pensamiento creativo va al ejercicio en sí mismo y no ayuda a aumentar la creatividad, con lo cual esas dos horas de gimnasio no te ayudarán a terminar la trama de tu novela.

Drogas, alcohol y creatividad literaria


Cuando hablamos de escritores que bajo el efecto de drogas y alcohol manifiestan haber gestado sus obras literarias, nos encontramos con una lista larga y gruesa.

¿Ayudan las drogas a crear? ¿Son o no una fuente de estimulación? El doctor en biología molecular Estanislao Bachrach, creador del libro "Pensar ágil-mente”, explicó que las drogas influyen en la creatividad pero tienen efectos secundarios devastadores. “Jamás recomendaría drogarse con nada para ser más creativos porque la ciencia muestra que uno lo puede ser sin tomar nada. Además existe el efecto placebo: ‘Si te doy esto te va a salir mejor’, y la gente es más creativa, no porque la droga le hizo algo, sino por eso”

Sin embargo, Stephen King, adicto desde 1979 a 1987, confesó: Tomé todo lo que pueda imaginarse. Cocaína, Valium, Xanax, lejía, jarabe para la tos… Digamos que era multitoxicómano. Asegura que Carrie fue gestada en medio de esta etapa de drogadicción.

A pesar de todo esto, las obras escritas bajo efectos psicoactivos existen y perduran en el tiempo como objetos de arte ¿Podrían estos autores haberlas escrito sin la ayuda de esos estimulantes? Nunca lo sabremos.

En cuanto a mí, aunque lo he pensado, nunca me he atrevido nunca he estado solo en mi casa para intentarlo.

Para concluir, el estilo de vida de una mente creativa no es necesariamente muy diferente al de una persona normal. Sin embargo, debido a la gran intensidad y dedicación que el proceso de creatividad exige, es importante conocer algunos conceptos básicos sobre cómo evitar actividades que puedan debilitar la resistencia y la fuerza de nuestro cuerpo y mente. Nuestro estilo de vida no debe ser un impedimento para una funcionalidad completa, para la implementación de nuestra creatividad y para llevar una vida feliz.

De todas formas, una buena dieta y un saludable estilo de vida por sí solos no propician la creatividad literaria, es decir, no esperes que por comer saludable, hacer ejercicio y dejar a un lado el cannabis vas a convertirte en un gran escritor. Te ayudará, eso sí, pero depende de que dejes de procrastinar y te sientes a escribir, lo que sea, pero ponte a escribir de una vez por todas.

Solo me queda de consuelo que por lo general, las personas creativas, a pesar de su dieta frugal, el descanso limitado, vida sedentaria y "costumbres medicamentosas", tienen un promedio de vida mayor que el resto de las personas.

¿Qué piensas del tema? ¿Crees que el estilo de vida influye en la capacidad creativa? ¿Cómo es tu sueño, tu alimentación? ¿Te drogarías o has intentado escribir ebrio?

4 comentarios:

  1. Un buen repaso a la anatomofisiología del "ser creador" : ¡ *humano trascendente* !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buen comentario, el humano trascendente.

      Eliminar
  2. Una (y sólo una) cerveza y luces bajas para la creatividad, un café (y sólo uno) y luces altas para la productividad. Una siesta de veinticinco minutos (no treinta, ni una hora). Eso resulta más eficiente a la hora de escribir que consumir drogas. Sin embargo, hay días en que uno no tendrá eso a la mano, ni el tiempo, ni el espacio ideales para escribir, entonces viene Bukowski y dice:

    "Ya sabes, la familia, el trabajo,
    siempre ha habido algo
    en mi camino
    pero ahora
    he vendido mi casa, he encontrado este
    sitio, un estudio grande, tienes que ver qué espacio y
    qué luz.
    Por primer vez en mi vida voy a tener un sitio y tiempo para
    crear.

    No, hijo, si vas a crear
    crearás aunque trabajes
    dieciséis horas diarias en una mina de carbón
    o crearás en un cuarto pequeño con tres niños
    mientras no cobras más que
    el paro.
    Crearás como parte de tu mente y de tu
    cuerpo
    destrozados.
    Crearás ciego
    mutilado
    demente, crearás con un gato subiéndote por la
    espalda mientras
    la ciudad entera se estremece ante un terremoto, un bombardeo,
    una inundación, un incendio.

    Hijo, aire, luz y tiempo y espacio
    no tienen nada que ver con la creación
    y no crean nada
    más que, quizá, una vida más larga para
    encontrar nuevas
    excusas para no hacerlo".

    Saludos y gracias por un buen blog.

    ResponderEliminar

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics