Estereotipos españoles más usados en la literatura y el cine

Pues ha llegado el momento de hacer un pequeño estudio de los principales estereotipos usados en la literatura y el cine en relación con los personajes de origen español (nacidos en España, para ser más exactos).

¿Por qué incluyo el cine o la televisión? Porque algunas referencias literarias son desconocidas para muchos (a pesar de que, como se habrán dado cuenta, el 90% de los ejemplos que uso provienen de los autores o libros de mayor consumo o difusión, tales como Stephen King, Potter, Tolkien y demás)

Para los que desean saber más acerca de este tema, ya hemos tratado en entradas anteriores sobre los estereotipos de personajes negros y personajes estadounidenses.

Sin embargo, no me canso de recomendar el no uso de este tipo de personajes, que reflejan la falta de creatividad del autor y su pensamiento basado en prejuicios, incapaz de dar vida a un personaje único con sus propios rasgos y personalidad.

Si a pesar de todo eres un adicto al uso de estereotipos como base para elaborar a los personajes de tu obra, puedes apoyarte en este artículo, en el que explico, de manera fácil y graciosa, cómo trabajar con un arquetipo literario.  

Antes de empezar pido disculpas a mis muchos amigos de España si alguno se siente ofendido o simplemente considera errónea esta información, si es así no duden en dejar sus comentarios o enviarme un correo personal.

El hispano gallardo

Los suscriptores de Antro Narrativo que recibieron el libro sobre los antihéroes ya conocen este estereotipo, el cual es quizás el más famoso a nivel mundial de este grupo.

Gracias a series como El Zorro se dio a conocer y desde entonces se ha usado una y otra vez. Casi siempre es un antihéroe, es decir, no es un villano, pero su modo de actuar no es la del héroe popular; es pícaro y a pesar de que no nos hayamos en la edad media, aún conserva una extraordinaria habilidad con la espada, el arco e incluso con los puños.

La mayor parte de las veces es encantador, mujeriego, ingenioso y rápido de pensamiento, con mordaces comentarios bañados de sarcasmo y burla, lo que irrita a sus contrincantes. Pocas veces le vemos sudando de preocupación, pues su exceso de confianza lo guía en todo momento.

Al ser descrito como delgado, es bastante atlético, llegando a usar movimientos felinos y a emplear cualquier elemento a su alrededor como arma o columpio.

"estereotipo del gallardo hispano"
Odian la injusticia y mantienen su propio código de honor o una venganza que los guía. En las novelas si es extranjero lo llamarán "El español" y ganará muchos enemigos por ser el  típico "amante latino".

En la literatura existen muchos ejemplos, como el mismo Zorro o Diego Alatriste y Tenorio.

George R. R. Martín usa de este estereotipo cuando introduce a Syrio Forel o más adelante con Oberyn Martell, la víbora.


¿Español o Mexicano?

Sucede cuando el escritor introduce características Mexicanas al describir o mostrar un territorio español (o viceversa, aunque en este caso hablamos solo de España) y ocurre por un desconocimiento total de ambas culturas.

"El error de muchos escritores al introducir la cultura mexicana en la española y viceversa"
Imagen extraída de http://it.testsworld.net/ 
En estos casos el escritor toma los estereotipos más reconocidos de ambos países y los funde de manera errónea, producto de una evidente falta de investigación. Aunque son los escritores anglosajones los que presentan esta equivocación con más frecuencia, con el paso del tiempo se ha convertido en un estereotipo imposible de revertir en muchos autores independiente de su nacionalidad u origen, pues no hay nada más exótico que introducir a nuestros personajes en un pueblo con un grupo de mariachis al fondo entonando "La bamba".

Otros han ido más allá atreviéndose a describir a España como una selva tropical o como un desierto repleto de salvajes forajidos que luchan contra un dictador fascista.

Sea cual sea el error, cuando se confunde México con España solo nos podemos preguntar si el autor debió viajar más o por lo menos leer un libro o ver Travel Channel antes de sentarse a escribir.

Libros con estos errores: Centro de Operaciones de Tom Clancy y La fortaleza digital de Dan Brown.

Toros, flamenco, paella, la Macarena y otros estereotipos.

Si te has vuelto loco intentando describir a tu personaje durante su estadía en España, no te preocupes, aquí está la solución del escritor mediocre:

Viste a las mujeres con largas faldas bordadas, una aguja, una rosa detrás de la oreja y un mantón de Manila. En cuanto a los hombres, ponles una barretina, una camisa tipo esmoquin o chaleco. O simplemente vístelo de torero. Al fin y al cabo estamos en España.

Si quieres que tus personajes hagan algo interesante en medio de la trama, que huyan de los toros. Sí. San Fermín no se celebra todos los días ni sucede en toda España, pero ¿quién se va a dar cuenta? Mejor corre que la estampida ya viene.

Ten cuidado cuando tu héroe deba salir a la pista de baile, de seguro sonará un flamenco y quedará en ridículo frente a toda una comunidad de bailarines profesionales, esté donde esté, ya sea en el sur o en el norte del país.

"La Macarena como símbolo de la cultura española"


Y si el flamenco te aburre, no te preocupes, no hay nada que le guste bailar a un extranjero y que conozca mejor que La Macarena. ¿Quién es Rocio Durcal o Julio Iglesias? Queremos a Los del Río.


Al momento de sentarse a cenar nada mejor que la paella, ¿En qué consiste y dónde se come? Escribe paella en tu descripción de la mesa y habrás salvado el día.

Si un personaje de tu libro desea insultar a un español, nada más sencillo que llamarlo "comedor de tacos". Qué ingeniosa mezcla de culturas (que se note mi sarcasmo, no hablo en serio con el insulto).

Usa el voseo para todo momento y sin parar en los diálogos de personajes de origen español.

Para finalizar, si debes pasarte por España en tu historia no te mates la cabeza con nombres extraños y ciudades desconocidas, pásalos por Barcelona y Madrid ¿Existen más ciudades acaso?

En conclusión, como he hablado siempre acerca de los estereotipos, no los uses. Por respeto a la diversidad étnica y cultural, mejor investiga a fondo sus características y costumbres (en alguna pagina seria) antes de atreverte a dar un concepto equivocado y vulgar.

En cuanto a esta entrada, cabe recordar que la península ibérica está conformada por dos países, España y Portugal. 

6 comentarios:

  1. Syrio Forel está más basado en un típico espadachín renacentista italiano que en el Zorro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Tienes razón. Lo que sucede es que el personaje del zorro es una mezcla del espadachín italiano y el inglés imperturbable entre otros. Además, la razón por la que Syrio Forel posee características del hispano gallardo es por su estilo de pelea, ya que como recordamos, fue capaz de enfrentarse a la guardia usando una espada de madera (¡WTF!) y entrenó a Arya haciéndola perseguir a los gatos. La agudeza mental y corporal de Syrio Florel también le dan dotes de este estereotipo.
      De todas formas, muy acertado tu comentario

      Eliminar
  2. Me estaba acordando de la película "Noche y día"; desde luego, para usar estereotipos, que al menos se usen bien, en consonancia con la figura étnica. Lo de "El zorro", pues es un estereotipo divertido. Alatriste y el zorro tienen muy poco que ver en el fondo. Alatriste es el clásico soldado español de los tercios que luego pasa a ganarse la vida como asesino cuando no trabaja como soldado; no es bueno realmente, pero tiene su corazoncito; un castellano viejo con todo el carácter de ese tipo de personajes de la época. El zorro es un héroe realmente, aunque tenga rasgos de anti héroe y resulta más cómico en parte a la vez que aventurero. La macarena todavía es popular, pero normalmente la oirás en una orquesta de pueblo o en las fiestas de un colegio. El flamenco no sería tan extraño de oír, muchos músicos hace flamenco, aunque raramente sea puro, pero tablaos en Madrid pocos. Sí, hace falta informarse antes de usar un estereotipo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te encuentras en algunos artículos antiguos... me avergüenzo. Los estereotipos son un tema de los cuales trato muy a menudo y creo que tengo algunos para publicar.

      Eliminar
  3. Soy de los que piensan que el mayor problema no son los estereotipos en sí sino que rompan radicalmente con la realidad (Casos como la película "Noche y día", son sangrantes) o que definan a los personajes como exclusivamente estereotipados (Algo que a lo mejor en una comparsa puede valer hasta cierto punto, pero que en un secundario o protagonista, al menos en una historia realista, si me dices que es una pulp, puede ser un poco más normal como elemento irónico cómico incluso). En España hay gente a la que le encanta el flamenco, yo hay cosas que sí y otras que no, con bailarines, que, por cierto, ahora competimos con los japoneses en ese tema, muy buenos. Simplemente tener claro al usar ese estereotipo que hay casos y contraste. Personalmente, he encontrado el artículo de gran interés sobre errores típicos en el uso de estereotipos; no es algo de lo que avergonzarse. Nadie conoce a fondo todas las culturas y los estereotipos son una base; claro que hay que superarlos para mirar más allá, documentarse un poco para que no sea sólo eso; más tendiendo oportunidades de informarse, que ya no estamos en la Edad Media, con noticias ficcionalizadas de estereotipos fantásticos con gente sin cabeza o con cabezas de animales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Documentarse... esa es la clave. Con eso no caemos en el error.

      Eliminar

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics