10 preguntas que debe hacerse antes de elegir un seudónimo

Hace poco escribí una entrada sobre las dificultades que pasé cuando inscribí mis obras en la oficina virtual de Derechos de Autor, ya que uno de las fases me obligaba a registrar mi seudónimo ante una Notaria.

Si no la has leído, puedes hacerlo aquí.


"Explicamos 10 preguntas que debe hacerse todo escritor antes de decidirse por usar un seudónimo"

A partir de ese momento recibí correos de suscriptores y amigos en los cuales me recomendaban no usar seudónimo con el fin de evitarme más dolores de cabeza. Alguien llegó incluso a comentar que elegir un seudónimo era más difícil que poner nombre a los personajes de sus historias. Nada más acertado.

Sin embargo, existen varias razones para escribir bajo un seudónimo, y lo mejor es asesorarse con un agente literario (O conmigo) antes de dar ese importante paso, pues hoy en día los autores que han optado por un seudónimo lo hacen por diferentes razones:

1. Porque desean mantener oculta su verdadera identidad.
2. Porque el uso del seudónimo es para ellos algo emocional, como en mi caso, que Piper Valca era el seudónimo con que firmaba mi padre sus obras.
3. Por dar un nuevo inicio a sus carreras literarias.
4. Porque siempre quisieron cambiar sus nombres y vieron en el seudónimo la oportunidad de hacerlo.

Por esa razón, antes de continuar vamos a hacer un ejercicio. Escribiré algunos nombres y ustedes me dirán si es seudónimo o es su nombre real:

Mary Westmacott ¿Seudónimo o nombre real?
Mrs Silence Dogood ¿Seudónimo o nombre real?
Steve King ¿Seudónimo o nombre real?
C.S. Lewis ¿Seudónimo o nombre real?
Isaac Asimov ¿Seudónimo o nombre real?

No debería ser difícil dar con la respuesta, pero es que algunos de estos autores han llegado a usar hasta tres nombres diferentes en distintas obras.

Volviendo al tema, durante el proceso de dar respuesta a las personas que muy amablemente se comunicaron conmigo, llegué a la conclusión de que existen gigantescas dudas sobre el seudónimo, por lo que pienso que todo autor, primero que nada, debería hacerse las siguientes preguntas, las cuales encontré en el artículo Pseudonyms: 10 Questions to Ask Before Choosing a Pen Name por Adrienne DeWolfe.

1. ¿En verdad te sientes cómodo al ver tu nombre real dando vueltas por la Internet, yendo de boca en boca o recibiendo insultos u ofensas por la crítica, los lectores y el público en general?

Si la respuesta es No, no me siento cómodo, ya que soy muy sensible y lloro con facilidad, puedes optar por usar un seudónimo. 

2. ¿Crees que es probable que algunos géneros literarios reciban mayor aceptación de un autor del sexo opuesto?

Si la respuesta es Sí, creo que si soy Andrés, pero me cambio a Selena, tendré más aceptación con mi libro sobre chica ansiosa de macho masoquista, podrías optar por usar un seudónimo, consciente de las repercusiones y consecuencias que traería para tu carrera más adelante, cuando tu verdadero sexo sea público.

La novelista Margaret Astrid Lindholm Ogdem publica bajo el seudónimo Robin Hood, un nombre masculino. En cambio, Ian Blair, autor de obras románticas, publicó con el seudónimo Emma Blair.

3. ¿Tu nombre real es fácil de recordar, deletrear o pronunciar?

Si la respuesta es No, mi nombre real no cumple con ninguna de esas características, pues es largo, enredado y feo. Me dan náuseas de sólo recordarlo, usa un seudónimo.

Proculo, Pancracio, Herculano, Petronila y Filemón existen, sí, aunque cueste creerlo.

4. ¿Tu nombre es tan común que puedes ser confundido con otra persona?

Si la respuesta es Sí, mi nombre es tan común que en una fiesta cuando me llaman, cinco personas más responden, usa un seudónimo.

Como dato curioso, en los Estados Unidos hay 85 personas llamadas Sarah Connor.

5. ¿Eres tan precavido que deseas proteger tu privacidad y la de tu familia?

Si la respuesta es Sí, me interesa mi privacidad y la de mi seres queridos, usa un seudónimo.

6. ¿Qué tan cómodo te sientes con el hecho de que los fanáticos puedan presentarse en tu casa o trabajo por el simple hecho de buscarte en una guía telefónica?

Si tu respuesta es Nada cómodo, le temo a los acosadores y pervertidos, usa un seudónimo.

Muchos autores deben hacer frente a acechadores y acosadores, como es el caso de Stephen king, quien durante toda su vida ha hecho frente a extrañas obsesiones de sus fanáticos.

7. ¿El seudónimo que deseas usar es de fácil recordación y deletreo?

Si respondiste que Sí, hasta un niño puede decirlo y recordarlo. Anda, usa ese seudónimo.

8. ¿Estás pensando en escribir diferentes géneros literarios como ciencia ficción y literatura romántica?

Si tu respuesta es Claro, me considero experto en poesía, literatura contemporánea y fantasía, entre otros, lo mejor sería usar un seudónimo diferente para cada género. Con eso los seguidores no se sentirán confundidos ni defraudados.

J.K. Rowling, autora de la saga fantástica Harry Potter, publicó El canto del cuco con el seudónimo Robert Galbraith, además de ser un nombre masculino, es una novela policíaca.

9. ¿Tu nombre real se asocia de forma positiva con el género que estás escribiendo?

Si tu respuesta es No, mi nombre es Archundio Osito y escribo ciencia ficción dura, lo mejor es usar un seudónimo.

10. ¿En dónde quieres que esté ubicado tu libro? ¿Junto al nombre de un autor exitoso en tu género?

Esta pregunta nace del hecho de que según las letras del apellido que escojas, así será tu ubicación en las estanterías. Inteligencia Narrativa nos lo explica mejor en el paso cinco de su entrada. 

Para bien o para mal, el seudónimo que elijas será tu marca de por vida y te acompañará en tu carrera como escritor, por lo que es vital analizar sus pro y sus contra, con tal de no arrepentirte más adelante.

Y tu... ¿Usas algún seudónimo o todavía lo piensas dos veces? Tu opinión también es importante.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics