Escribir una historia de superhéroes: los villanos

No hay una buena historia de superhéroes sin sus némesis: los villanos.

Estos personajes, cuya maldad y perversidad no tienen límites, son la razón de ser de nuestros protagonistas y quienes en muchas ocasiones se llevan todos los aplausos por su infinita capacidad para poner a los personajes en situaciones inverosímiles.

Son el alma y vida de la historia. Si tu villano no se gana el rencor del lector, obtendrás un resultado poco satisfactorio, pues de lo seguro será un antagonista aburrido.

Cuando creamos un villano, debemos tener a nuestro héroe en la mente, ya que ambos deben encajar de manera exacta y en este enemigo debe permanecer el concepto del protagonista, me explico, si Batman habita en un mundo oscuro y frío como Gotham, el villano debe sonar a Gotham, caso contrario con Steve Rogers o El Capitán América, cuyo enemigo más que oscuro, es la representación de lo antiamericano, la falta de principios y de ética.  En palabras románticas, villano y héroe son hechos el uno para el otro.

En nuestra entrada anterior hablamos sobre los superpoderes y sus características. Pues es importante que la capacidad de hacer el mal del villano iguale o al menos sea comparable con la superhabilidad del héroe. 

A continuación se expone una serie de conceptos que por lo general funcionan bien como contraparte en las historias de superhéroes, pero que sirven para crear un buen antagonista/villano de cualquier tipo de historia y que debemos tener en cuenta al momento de la creación o puesta en marcha.

La mitad oscura

"Explicación del concepto la mitad oscura como villano en una historia de superhéroes"
Imagen extraída de comicvine
El arquetipo clásico. El enemigo que muestra la parte oscura del héroe. Llamémoslo algo así como su doble o gemelo malvado. Hoy en día casi todo superhéroe que se respete debe hacer frente a esta amenaza.

En algunos casos, el Doppelganger (es el concepto con que se conoce este tipo de personajes) tiene relación directa o indirecta con el protagonista y puede que sus caminos se hayan cruzado alguna vez en el pasado sin saberlo. Además, si somos ingeniosos podremos usar al Doppelganger como ejemplo de lo que hubiese sido del héroe si hubiese seguido otro camino.

Otro hecho importante es que introducir a este villano nos ayuda a resaltar mucho más las virtudes del héroe.


Para citar algunos ejemplos, Superman tenía a Bizarro y a Superman Cyborg, Batman a Man-Bat, Spiderman a Doppelganger.

La antítesis 


Mientras que la mitad oscura se parece mucho al héroe, la antítesis enfrenta y se opone al héroe en algún aspecto. Es decir, si nuestro superhéroe no posee habilidades, el villano las poseerá todas. En conclusión, la antítesis desafía el concepto de nuestro héroe como una fuerza contradictoria directa, convirtiéndose por lo tanto en su archienemigo.

Por ejemplo, el mayor enemigo de Batman, un hombre frío y serio de traje oscuro, es El Joker, un payaso enfermo y demente de ropa colorida, pero casi tan inteligente como el propio Batman.

De eso trata la antítesis del héroe. ¿Quién es entonces la antítesis de Superman, el hombre más fuerte del mundo? Nadie más idóneo que Lex Luthor, un simple mortal.


Un ejemplo simple es el Capitán América, cuyo archienemigo es Cráneo Rojo, un nazi que va en contra de los principios liberales y democráticos de los Estados Unidos, además de relacionarse con el rojo comunista.

La amenaza épica

Nada más amenazante que la probabilidad de que el planeta Tierra sea destruido bajo las manos de una fuerza más allá de las posibilidades del héroe. De eso trata la amenaza épica.

"La amenaza épica como villano en una historia de superhéroes"

Es un arma que está por encima de los villanos normales, con la función de hacer creer que todo está perdido y que incluso nuestro héroe, con todas sus habilidades, no podrá hacerle frente. En fin, da un aire de que todo está perdido.

Es importante no incluir demasiadas amenazas épicas o perdería el sentido de importante, pues son algo raro, que ocurren o aparecen una vez en un millón de años. La mayoría de las veces provenientes del espacio o dormidas bajo tierra por una eternidad. Sea cual sea la razón de su aparición, también debe haber un villano específico para estas amenazas. ¿Es posible que El Pingüino decida destruir todo el planeta Tierra? En tus sueños. Amenaza épica=Villano épico.

Darseid, Apocalipsis, Thanos y Dark Fénix entre otros son amenazas épicas.

Potencia, concepto y personalidades de los villanos

Establecer estos tres aspectos crea el contraste entre el villano y nuestro héroe, además de que nos ayudan a definir mejor a este último.

La mejor forma de hacer esto es tomar un rasgo de nuestro héroe, ya sea el poder, un rasgo de su personalidad o un aspecto de su concepto y en base a este construir un villano que lo contrarreste. 

Enemigos específicos de poder. Son los más fáciles y comunes. Si la habilidad principal de nuestro héroe es la superfuerza, usar a otro personaje también fuerte no genera contraste ni conflicto. En cambio, si ingresamos a un enemigo intangible o demasiado rápido para ser golpeado, nos encontramos en un verdadero villano digno de respeto.

Enemigos específicos de concepto. Este villano no está relacionado con habilidades ni nada por el estilo, se trata de crear un enemigo que difiera del concepto que tenemos del héroe. Si tu héroe es un vigilante buscado por las autoridades y un paria de la sociedad, su villano puede ser alguien popular con buena publicidad.

Enemigos específicos de personalidad. Aunque son raros, son muy útiles para fortalecer el carácter tanto del uno como del otro. Una vez más, el contraste es la clave. Si poseemos a un héroe demasiado precavido, cuidadoso y estricto, nuestro villano será desordenado, aventurero y estrepitoso. O quizás enfrentemos al irresponsable joven contra la sabiduría de un anciano.

Otra forma de usar este aspecto es que en vez de contrastar la personalidad del héroe, la exageremos al extremo. Qué tal un héroe bromista e ingenioso contra un villano más jocoso e ingenioso. Pondríamos en jaque a nuestro protagonista.

Lo importante a la hora de introducir villanos en nuestra historia de superhéroes es garantizarles una razón de ser, de actuar y de pensar, de manera que no estén allí solo para convertirse en un obstáculo sin sentido, parlotear incansables monólogos o ser el saco de boxeo del protagonista. Podemos otorgarles ambiciones, miedos, deseos y conflictos, tal como el héroe, de modo que generen emociones en los lectores e incluso lleguen a estar de su parte.

¿Qué piensas de la entrada? ¿Te ha gustado? ¿Te atreverías a escribir una historia de superhéroes? ¿Qué tal el villano de tu historia?

2 comentarios:

  1. Como hago para crearme una historia de superheroes haci como DC que pone personaje tras personaje. y volverlo publico para que todo mundo lo vea porfavor quiero compartir mis historias con el mundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Kevin. Pues no puedo darte la clave para que todo el mundo vea tu historia. Antro Narrativo brinda estrategias de escritura creativa, consejos literarios y uno que otro truquillo, pero no sé si quieres escribir una historieta o una narración literaria. De todas maneras puedes extraer el artículo que te llegue a la medida, y si necesitas un apoyo específico con gusto.

      Eliminar

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics