8 preguntas que debes hacer a un agente literario

"Una serie de preguntas que se debe hacer a un agente literario"

Esta entrada nace de la experiencia de un amigo que logró, con sus uñas, publicar su primera novela. No puedo evitar recordar los rostros de alegría y envidia de algunos, que hasta la fecha se habían esmerado por ver su sueño realidad sin éxito. 

Cuando se le preguntó por el secreto, nos reveló que un agente literario lo había contactado y llegado a un mutuo acuerdo. Sí, con un contrato firmado y legalizado como Dios manda.

Con el paso del tiempo, la euforia inicial fue convirtiéndose en una extraña sensación de fracaso y frustración, pues la realidad del libro, de mi amigo y del agente literario hoy en día no es muy alentadora.

En la web a diario nos topamos con promociones sobre edición y publicación de libros que en verdad son anzuelos echados al agua para atrapar, engañar y estafar a incautos. 

Por esta razón, además de buscar la asesoría adecuada e indagar por sus propios medios, he aquí las ocho preguntas que debe hacerle a todo agente literario que esté dispuesto a apoyarle en su carrera como escritor.

Advierto que no soy un experto en leyes, pero tras haber recopilado algo de información y leído un articulo del Writer´s Relief, pude condensarlo todo en esta entrada.

1. ¿Cuánto tiempo lleva en el negocio como agente literario?

La experiencia dentro de la industria editorial es una ventaja que puede ampliar las posibilidades de dar a conocer nuestro libro, puesto que de seguro el agente literario poseerá mejores vínculos, conexiones y contactos que un agente literario nuevo. Esto no significa que a un agente novato no se le deba dar la oportunidad, pues todos merecemos ese chance, pero se corre el riesgo de no alcanzar los objetivos propuestos.

2. ¿Cuál es su experiencia en el género que vamos a publicar?

Si nuestro libro trata algún asunto postapocalíptico y utópico, pero nuestro agente se ha labrado camino con la novela rosa, no tendrá los contactos adecuados en el medio. Podríamos pensar que está intentando expandir sus horizontes, pero es donde debemos preguntarnos si permitiremos que experimente con nosotros.

3. ¿Quién se hará cargo del proyecto? ¿Él? ¿Delegará a otra persona

Si la demanda de autores es demasiado alta, con seguridad el agente literario delegue a otra persona para que se haga cargo de nuestra obra. Es necesario indagar sobre el conocimiento que esa persona tiene del tema, de la trama, de los personajes y de nosotros mismos como autores. Conozca qué queremos alcanzar con este nuevo paso y nos de la plena certeza de que está en buenas manos. 

4. ¿Cuenta con una adecuada planificación para nuestro proyecto?


Antes de empezar debemos conocer con pelos y detalles todos los planes que tiene en mente el agente para nuestro libro, que va desde las estrategias de mercadeo hasta la posibilidad de vender los derechos a una película, tira cómica, etc. No debe quedar cabo suelto.


5. ¿Con qué frecuencia me actualizarán en todo lo relacionado con mi obra?

Seamos honestos. Depositamos nuestras esperanzas en ellos para, luego de haber firmado, desaparezcan de la faz de la tierra y no volvamos a saber nada. Es necesario dejar claro cada cuanto se nos informará de los avances, dificultades y eventos, así como la manera de hacerlo (vía Skype, correo electrónico, reuniones, llamada telefónica etc.). Concrete por anticipado. 

6. ¿Es miembro activo, o no, de una asociación de representantes, agentes o productores?

Este punto, aunque no es causal de terminación o rompimiento de acuerdos, nos brinda cierta tranquilidad. Lo importante es que el agente cumpla con todos los requisitos de ley según el país.

7. ¿Cuáles son sus tarifas de comisión?

Tenga cuidado en este aspecto, pues de lo contrario nuestro dinero, como nuestras esperanzas, se irán por el excusado tan rápido que no tendremos tiempo de llorar. Obviamente, nuestro agente debe ganar, pero los porcentajes de comisión no deben, para algunos, superar el 20%.

8. ¿Por cuánto tiempo será valido el contrato?

Más que hacer esta pregunta, que estará explicita en las clausulas, averigüe que pasará cuando una de las dos partes desee dar por terminada la relación contractual. Deberá tener su propio parágrafo.
Como escritores debemos estar abiertos a la posibilidad de que necesitemos en algún momento de los servicios de un agente literario. Si hago un sondeo rápido y fugaz puedo darles un ejemplo de una autora que por medio de esta figura logró abrirse paso.

Es el caso de Isabel Allende. Cuando terminó de escribir La casa de los espíritus era una completa desconocida, hasta que hizo llegar el manuscrito a la agencia de Carmen Balcells (que en paz descanse), en Barcelona, representante de autores como García Márquez y Vargas Llosa. Gracias a esta decisión logró posicionarse en el lugar que todos la conocemos hoy en día.

¿Estarían ustedes dispuestos a correr este riesgo? Lo importante de todo es...


"Una serie de preguntas que se debe hacer a un agente literario"
alconsumidor

0 comentarios:

Publicar un comentario

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics