¿El color de piel de un personaje realmente importa?

Los últimos días he leído algunos artículos y noticias sensacionalistas relacionadas  con el color de piel de algunos personajes literarios y la polémica causada cuando han sido llevados al cine, televisión o teatro con un color de piel diferente del que se supone debería poseer. 

Más allá de si hollywood nos pinta personajes literarios como caucásicos, negros, asiáticos o mestizos, lo que llama la atención es que al parecer el autor del libro original omitió (ya sea por descuido o porque consideró innecesario) el color de piel de estos personajes.

¿Es una falla en la descripción del autor o algo poco trascendental?

El color de piel de los personajes sí importa
Para empezar este asunto podemos analizar las palabras de Maurice Mcleod, periodista del diario The Guardian 


"Si una raza no es asignada específicamente como negra o asiática, entonces se asume que la persona es blanca. Los blancos conforman menos de un tercio de la población del planeta, pero por la forma en la que la sociedad está estructurada, a veces parece que se asume que el hada de los dientes o el conejo de pascua son blancos también".

Es bastante sencillo de explicar y para eso usaré un caso real: Pepito está describiendo una batalla entre dos bandos. Es poco probable que el lector se detenga a pensar que entre los cientos de guerreros exista un personaje de piel negra o alguien con mostacho, o siquiera un manco. Para él todos serán blancos. Esto sucede porque con frecuencia nos sentimos cómodos e identificados con los personajes si se asemejan a nosotros o a alguien que conocemos así sea de forma distante, como expliqué anteriormente en el artículo sobre los personajes negros protagonistas en la literatura.

También sucede porque en las masas la individualidad tiende a reducirse, de allí la categorización sociológica "minoría". 

En su libro Mientras Escribo, Stephen King nos cuenta su experiencia sobre el tema.

"No recuerdo muchos casos en que sintiera la necesidad de describir el aspecto físico de los actores de una historia mía. Prefiero dejar que les ponga cara y cuerpo (y ropa) el lector. ¿A que tienes bastante con saber que Carrie White es una alumna de instituto solitaria, con acné y un vestuario de juzgado de guardia? Del resto puedes encargarte tú, sin necesidad de que te la describa grano a grano y falda a falda."

El mismo autor más adelante, en su libro El pasillo de la muerte, nos demuestra sin mucho esfuerzo como caracterizó a personajes étnicos según la necesidad.

Entre los condenados había una mujer, Beverly McCall, negra como el carbón y hermosa como un pecado que nadie se atrevería a cometer.
John Coffey era negro, como la mayoría de los hombres que venían a pasar una temporada en el bloque E antes de morir en la Freidora, y medía un metro noventa y ocho centímetros de estatura


Como observamos, aunque King considere innecesaria la descripción física del personaje, no la omite cuando debe, más teniendo en cuenta el contexto social que rodea la historia de John Coffey y el tipo de narrador que está usando.



"el color de piel de los personajes en una novela"
John Coffey, para los que no lo recuerdan

Entremos en conflicto,  suponiendo que no estamos en los Estados Unidos de 1932 sino que en Hogwarts y nuestro personajes no es el fornido preso de los milagros sino una estudiante mitad humana, mitad bruja. ¿El hecho de que J K Rowling no especificara el color de piel de Hermione Granger entra en conflicto con la adaptación teatral de su obra, cuya caracterización será llevada a cabo por una actriz de piel negra?

No. Al menos para el autor del libro no debería suponerlo, o de lo contrario debió aclararlo cuando describió al personaje. Desde mi punto de vista el problema nace porque algunos lectores, ahora televidentes, identifican al personaje literario con el personaje "hollywoodesco" y han creado una imagen inamovible e irreemplazable, imagen que idolatran dejando de lado otras características que para Rowling merecieron mayor atención como el intelecto y la personalidad de Hermione. 

No sé ustedes, pero supongo que pocos escribimos pensando en que nuestras obras se convertirán en películas, de lo contrario escribiríamos guiones ¿Verdad?

Sin embargo, tras hacer una minuciosa investigación de fuentes y lectura, he logrado una perspectiva bastante clara de las dos partes, la que considera necesaria el color de piel de los personajes y la que no.

Sí al color de piel de los personajes. Los seres humanos no pueden ser catalogados simplemente como blancos y negros, pues aunque el color de la piel está determinado desde el nacimiento, algunos factores como la exposición al sol, las hormonas y la concentración de glóbulos rojos, diferencian a unos de los otros. Es decir, la piel tiene tonos y subtonos que el escritor puede explotar al momento de describir y diferenciar a sus personajes. 

Quizás este tema es mucho más fácil de entender y reconocido para las mujeres que para los hombres, por esto del maquillaje y esas cosas, pero en esta página, El arte de las cosas nimias, nos lo explican.

Muy útil para los escritores que gustan de las descripciones y los detalles en sus narraciones.

No al color de piel de los personajes. Entiendo que algunos no querrán complicarse con esto del color de piel de los personajes, por lo que el escritor puede asumir la postura que refiere King y brindar al lector solo aquellos detalles generales del personaje, permitiendo que sea él mismo quien se encargue de imaginarlo y generar mayor intimidad entre ambos (Lector-personaje) desde lo individual, pero disparidad de conceptos desde el colectivo.

Lo único cierto es que cuando un lector pasa sus ojos por sobre nuestras letras debe ser capaz de evocar en su mente lo que nosotros deseamos que evoque, esto incluye a los personajes, por lo que mi consejo final es no guardarse nada al momento de escribir. Si deseamos que nuestro personaje sea albino debemos hacerlo saber desde un principio, no más adelante, cuando ya él se ha creado una imagen personal y entrará en un conflicto si no es que en frustración.

Para terminar ¿Hermione Granger era blanca, negra o careció de esta cualidad? ¿Tienes en cuenta el color de piel de los personajes o quedas satisfecho con "blanco" "negro" "piel oscura" y "piel pálida"?

Aunque me da igual no puedo evitar sentir cierta curiosidad al comparar la portada de uno de los libros y la descripción del personaje que da la autora. ¿Quién es el culpable? ¿La editorial o la autora? Mejor me voy a trabajar que se me hace tarde.

Acababa de coger la varita cuando la puerta del compartimiento se abrió otra vez. Había regresado el chico del sapo, pero llevaba a una niña con él. La muchacha ya llevaba la túnica de Hogwarts.—¿Alguien ha visto un sapo? Neville perdió uno —dijo. Tenía voz de mandona, mucho pelo color castaño y los dientes de delante bastante largos.

¡Pero si es blanca!

5 comentarios:

  1. El artículo en general lo suscribo, pero hay algunas cosas que querría puntualizar. La primera es que la concentración de glóbulos rojos nada tiene que ver con el color de piel en tanto que seas una persona sana. Si te desangras, vas a palidecer, obvio, pero ya. En cuanto a las hormonas... creo que es enredar demasiado, porque aunque tengas la piel más o menos oscura, nos catalogamos en espectros y no tanto en tonos exactos. Es decir, alguien blanco o no blanco se sabe a la primera vista.
    La otra cosa que quiero puntualizar es sobre J K Rowling y Harry Potter. ¿Hermione no-blanca? Sin problema, es más, no contradice los libros. Ahora bien, ¿esto implica que Hermione lo sea? Esa es otra historia. Rowling tenía diseños suyos de los personajes y en ellos ella era blanca, además, ella supervisó el casting de las películas y buscó a una actriz blanca. La Hermione de la autora es blanca, la de los libros puede ser incluso con ascendencia asiática. Pero al no mencionarlo deja un vacío que los lectores llena, pero ella poco puede decir ya que su Hermione era blanca y por tanto, la que escribió también.
    Lo mismo ocurre con Dumbledore. Ella dijo que él era gay, pero nada de eso aparecía en los libros y, por desgracia, en el contexto que vivimos si no se especifica, el personaje es hombre, blanco y heterosexual.

    A lo tonto te he soltado un tocho. Al margen de esto, buen artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cuervo Fúnebre. Para mí es un placer tenerte por estos lados, ya que soy fiel seguidor tuyo.
      En cuanto a lo que comentas, no sé si no me hice entender muy bien pero quiero aclarar que la concentración hormonal y de glóbulos rojos no determina el color de piel sino el tono de la piel. Si como escritores tenemos en cuenta las diferencias de los tonos, cuando describamos a un personaje podremos ampliar el catálogo y no sólo decir "su piel era blanca" o "aquel hombre negro".

      En cuanto a la hormona melanina, aunque generalmente todos los seres humanos poseen concentraciones similares de melanocitos en su piel, se producen variaciones en algunos individuos y según los diferentes grupos étnicos. En este último caso, la genética interfiere confiriendo una mayor o menor concentración de melanina en la piel. Algunos individuos, tanto en animales como en humanos, carecen de melanina, o bien tienen concentraciones mínimas de ella, lo que produce la condición conocida como albinismo.

      Lo que dices de la hemoglobina me ha hecho reír, es muy cierto, pero la concentración de glóbulos rojos determina que la piel adquiera esa coloración rojiza o por el contrario sea pálida en la anemia. Vuelve y juega el tono.

      Vaya, también me he extendido demasiado. Vuelve cuando quieras, amigo. Vuelvo y digo, es un placer

      Eliminar
  2. Te había entendido por el "colo", no el "tono". Soy Técnico de Laboratorio así que todo el rollo hormonas y sangre es mi salsa, pero vamos, que te entendí por otro lado y de ahí que los dos estemos diciéndonos lo mismo.

    En cuanto a la variación de los tonos de piel y su descripción, no se suele tener en cuenta y es una pena. Soy un poco muy fan de Star Wars y ando con las novelas y en ellas Claudia Gray (sobre todo esta autora), hace énfasis en el tono de forma que sepas si es más tipo oscuro o más claro. Además, no siempre se refiere a la piel para hablarnos de ella. A veces usa el pelo oscuro y los ojos oscuros, o el pelo negro y rizado con un dato aquí o allá. Es muy interesante cómo lo logra la autora.

    ResponderEliminar
  3. Muy acertado marcar una diferencia entre las situaciones en las la piel y la raza son relevantes al argumento, y las situaciones en que sólo se trata de formar una imagen en el lector.

    Como lectora, mi opinión sobre el color de la piel es la respuesta a tu pregunta sobre Hermione: ella es inteligente, dedicada y un poco presuntuosa... para empezar. ¿Su piel? no la define para nada (el pelo sí, el pelo dice que no pasa horas de su vida intentando verse de cierta forma... excepto en casos especiales). Y, sí, hay una cuestión de "raza" relevante al argumento, pero en esa historia en particular, no va sobre el color de piel; no, en ese tema Hermione "pertenece tanto al mundo mágico como al muggle".

    Como... persona que escribe, me encantaría poder formar esa imagen en el lector. Por qué aunque a mí no me interese, es importante para muchos lectores. Y es complicado mostrar a un personaje sin que se vuelva un aburrido tratado de moda o caiga rápidamente en los estereotipos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tania, gracias por pasarte. El color de piel de un personaje es importante por dos motivos: 1. El mundo que hemos creado, así como el que nos rodea, presenta demasiada diversidad de tonos y colores como para no plasmarlo al escribir; aunque, si el escritor lo desea, puede omitir este detalle y hacer de cuenta que todos son blancos por defecto.

      Sin embargo, soy de los que apoyan la diversidad y la inclusión en la literatura (aunque a estas alturas ya debiste darte cuenta jejeje). Visibilizar la hermosa gama de tonos y colores de nuestro mundo aporta su granito de arena. Besitos y cuídate mucho

      Eliminar

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics