Lo que los escritores podemos aprender de Escuadrón suicida

¿Qué dices? ¿Que los escritores solo podemos aprender de la lectura de otros libros?

Puede que sea cierto, pero si algo he concluido es que existen diferentes maneras de estimular la creatividad y una de ellas es la observación. Además, los guiones cinematográficos y los libros comparten demasiadas similitudes como para dejar pasar la oportunidad de aprender el uno del otro.

¿Alguno sabe cómo se llama el indio escalador?


Antes de empezar con los consejos y la crítica, aclaro tres cosas: 

Primero, soy un gran admirador de los superhéroes y de los cómics, aunque me inclino más por Marvel. Si no lo crees te invito a leer mis entradas sobre superhéroes. La que habla de los superpoderes y la que enseña a crear villanos.

Segundo, me encantó la película, a pesar de lo que diga la crítica y la vería de nuevo si alguien paga la entrada.

Y para terminar mis aclaraciones previas, durante la lectura podría haber destripe de la película, por lo que si no la has visto te arriesgas por tu propia cuenta.

Empecemos...

Encuentra la motivación

Nadie hace nada porque sí. Esa es la verdad. ¿Cómo haces para que un grupo de desadaptados se unan y salven al mundo?

Muy sencillo, conmuta sus condenas en prisión, ponles un collar explosivo y amenázalos con estallar si no colaboran. ¿Necesitas más motivación? 

Los escritores debemos tener presente, desde antes de empezar a escribir, cuál o cuáles son las motivaciones de nuestros personajes. Incoherentes o no, estas razones son las que los impulsarán a avanzar en la historia y crearán conflicto.

Sacar adelante a su hija es el combustible que necesita Deadshot para hacer parte del equipo, pero no todas las motivaciones son iguales o siquiera poseen algún tipo de moralidad.

¿Cuál es la motivación de Hannibal Lecter? 

Si te parece una actividad un tanto difícil, puedes hacer uso de un interrogatorio, en el que por medio de varias preguntas tu personaje esclarecerá este aspecto. ¿Qué preguntar?

Empezaremos por lo más básico:

¿Por qué haces/hiciste/harás esto o aquello?
¿Quién es el culpable por lo que haces?
¿Tiene algo que ver con alguna situación de tu infancia/adolescencia/ciclo vital?
¿Es inevitable que actúes de esa manera?

A medida que avances con el interrogatorio la verdadera motivación aparecerá tan clara que el personaje tomará un nuevo rumbo.

Personajes inesperados

Vuelvo a preguntar quién sabe o recuerda el nombre del personaje indio que intenta escapar en una cuerda y cuya cabeza explota, quedando cual péndulo en algún momento de la película. Tan solo los conocedores del mundo de DC Comics dirán que su nombre es Slipknot y es un experto en el manejo de las cuerdas.

La gran falla fue que el personaje aparece avanzada la película y Deadshot le pregunta algo. Así como si nada.

¿Y este quién es? ¿Por qué sabemos quienes son los demás pero no tenemos ni idea de este nuevo personaje?

Porque lo incluyeron de relleno, sin presentación previa. Alguien dirá que su participación iba a ser tan corta que no merecía introducción, pero si el morbo de la película es la heterogeneidad de sus personajes, unos segundos de Slipknot no caerían mal. 

Que esto no ocurra en tus escritos. Un personaje no puede aparecer en una escena charlando y participando como si siempre hubiera estado allí.

Recuerda que introducir a un personaje literario es muy diferente, por lo que es necesario tener en cuenta el siguiente consejo:

Minimiza la descripción física de los personajes. Deja que los lectores los conozcan por medio de sus acciones o por la información que suministren otros personajes.

Ejemplo: Su curvilíneo cuerpo se convirtió en mi mayor pesadilla. 

Equilibra la comedia

Oh Harley, si supieras el rato que me hiciste pasar

Lo resumo. las intervenciones cómicas de Harley Quinn fueron tan frecuentes que en algunas ocasiones se encontraban fuera de contexto; además, las carcajadas de algunos espectadores durante la película irrumpían en mi tímpano sin que yo viese u oyese algo siquiera gracioso.

No me maten. Harley Quinn es el alma de la película y sin ella hubiese sido un desastre monumental, pero con tanto protagonismo cualquiera lo habría hecho.

Cuando deseamos introducir humor en nuestros libros, debemos hacerlo con mesura, entendiendo que el humor puede proveernos relajantes párrafos que los lectores disfrutarán y agradecerán, pero que en exceso provocará un desequilibrio en la historia, a no ser que tu historia sea una alocada y desenfrenada comedia.

Bien lo dice H.R.F. Keating.

Y no solo las bromas y los episodios divertidos deberían ser relevantes para el tema principal del libro (por muy ligero que sea) sino que tampoco habrá que olvidar que un buen chiste pierde si a continuación le sigue muy de cerca otro buen chiste. Y ambos pierden gracia si van seguidos muy de cerca por un tercero, también muy bueno.

Lo importante es mantener el equilibrio. El maldito equilibrio.

En la escena en que los personajes beben en un bar y uno de ellos expresa sus sentimientos, se crea un momento dramático, que es opacado y olvidado casi de inmediato por un chiste o comentario de Harley Quinn. A nadie le importa un pepino que el personaje en cuestión haya quemado a su propia familia.

Que los personajes no desaparezcan

¿En qué ciudad se desarrolla la película? ¿Dónde carajos está Batman si el mundo se está yendo al infierno?

Ah, ya sé dónde estaba Batman
Las apariciones del murciélago son contadas. Apenas dos secuencias retrospectivas y una conversación al final, durante los créditos, con media sala desocupada. Consejo: no abandones la sala tan rápido.

Cuando mi hermano se quejó por ello le expliqué que personajes tan profundos e importantes como Batman dejarían en segundo plano al escuadrón, por lo que estuvo correcta su no intervención en la película. Lo que estuvo mal fue que nunca se nos explicó el porqué de su desaparición.

Nuestros personajes no pueden desaparecer así, a no ser que forme parte de la historia y su ausencia sirva para avanzar la trama, o estés escribiendo sobre un secuestro, tu sabrás. 

En la peli, bien podría haberse solucionado este impase de dos formas:

1. Cambiando de escenario y enviando al escuadrón fuera del área de influencia de Batman. Aquí en Colombia habría estado bien contra tanto corrupto.

2. Mostrando, explicando o señalando, de forma directa o indirecta, que Batman se encontraba desaparecido, ocupado, viajando, teniendo sexo, enfermo de Zika, lo que sea...


Orgía de personajes

Sí, orgía. Lo que tanto me gusta. Si algo tienen estas películas sobre equipos y superhéroes es la oportunidad de introducir más y más personajes.

Lo vimos en Los Hombres X y en Los Vengadores. Si fueron buenas o malas películas no es mi decisión, pero en la variedad de caracteres se centra el éxito de esta obra.

En esta entrada explico de manera más detallada cómo controlar un libro con demasiados personajes sin que pierdas el control de ellos.

Recalco, el autor logra salir airoso cuando otorga a cada uno de sus personajes características físicas, psicológicas y sociales diferentes.

Qué bien se ve esta versión animada. Por cierto, ¿Cuál termina siendo el indio de las cuerdas?

Deadshot es un asesino a sueldo y experto en armas, con una hija por quien da la vida, y aunque comparte con Rick Flair habilidades parecidas, son personalidades opuestas que no generan ningún tipo de confusión.

Harley Quinn, además de ser una de las pocas mujeres, es una bufona y una enferma mental, muy diferente a la honorable asiática Katana y la diabólica Encantadora.

El resto de personajes, secundarios todos, son tan diversos que incluyen a un latino lo más de amable, una bestia mal aprovechada y un australiano cliché. Ah, y un personaje indio, usado como relleno para morir sin que sepamos nada de él.

Pero por sobre todos, Amanda Walker, la jefa manipuladora y sin escrúpulos, que hace parecer a nuestros villanos unos santos.

Y Batman y El Joker. Nadie más. (Nótese la acidez en este párrafo).

Entonces, querido escritor, no temas en incluir muchos personajes. Si sigues los consejos que doy en el enlace, defines la voz y el carácter de cada uno, no tendrás ningún problema. ¡Qué vivan las orgías!

Actualización: tras analizarlo muy bien, otro personaje se lleva el premio al de más corta duración: Monster T. ¿A qué no saben cuál personaje de DC Comics es y cuál es su participación en la película?

Los antagonistas deben estar a la altura

El enfrentamiento final, la gran decepción de la película. Confuso y precipitado hasta más no poder. ¿En dónde quedó ese villano que destroza trenes con un movimiento de su mano y lanzaba rayos? ¿Qué pensaba dando patadas y puños a los miembros del escuadrón?

Amigos escritores, como dice John Ostrander, creador del Escuadrón Suicida:

El antagonista siempre debe estar bien definido y es quien provee todo lo necesario para definir al protagonista. El antagonista, por lo general, establece la trama y el movimiento de la historia. 
Gargamel, tú si eras un buen villano
Si algo aprendí de la película en cuanto al villano, es que este debe poseer motivos comprensibles para su actuar, situación que no aparece en la película, en la que Encantadora y su hermano hacen lo que hacen porque... Se me olvida ¿Para qué crean esos monstruos mequetrefes?

La siguiente regla vale para las películas de cómics, pero nosotros deberíamos tenerla en cuenta cuando escribimos:

Una película de cómic es solamente tan buena como su villano principal. 

El clímax de las historias no siempre conlleva un enfrentamiento o lucha, pero si es inevitable en tu libro, ten en cuenta estos rasgos de un antagonista con peso:

1. Siempre está tratando de lograr algo.
2. Actúa por sobre los deseos personales.
3. Debe estar muy motivado para actuar.
4. Debe tratar de evitar algo.
5. Trata de ganar algo.
6. Está dispuesto a adaptarse.
7. Debe ser convincente.
8. Oculta cosas.
9. Está en el camino hacia la meta del protagonista.

Para terminar, se me quedan otros consejos, como la importancia de cerrar todas las subtramas, que algunas muertes de personajes son necesarias y que no siempre se debe profundizar en TODOS los personajes; pero creo que esto es suficiente para decir... Sí me gustó la película.

10 comentarios:

  1. No hubiera imaginado que diera para tanto la película. El trailer me animaba a no verla. Yo diría que no sólo está prohibido aprender como escritor de otras fuentes no literarias sino que es obligatorio para todo escritor que aspire a pasar de ser mediocre tirando a malo a ser de una calidad decente, de un cierto interés, e incluso bueno y original. Los villanos principales que actúan porque sí son un desastre; incluso cuando un villano pueda ser imprevisible, necesita algo que le motive a actuar como actúa. En el de "El Fin de Pantakakistos" es uno de los puntos fundamentales y si los villanos en "El sueño en verso" se convierten en robots del sistema, al menos en un comienzo, consiguen dejar claro que no actúan porque sí; puede ser un objetivo de manipular al protagonista para conseguir algo de él, aunque sea una motivación colectiva. Efectivamente, es un punto fundamental en cualquier historia, no sólo en la de los super héroes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Javier. Yo pensaba lo mismo en cuanto al aprendizaje estricto del arte basado en la literatura, pero con el tiempo y las investigaciones, he llegado a la conclusión de que en ocasiones la creatividad puede provenir de diferentes fuentes -incluso ajenas o distantes- siendo la observación el punto de partida inicial.
      Supongo que se basa en tomar lo necesario de lo que nos rodea, como por ejemplo, lograr sacar adelante un párrafo descriptivo mediante la observación de un paisaje natural. Además, podemos leer demasiado, pero si no somos creativos, toda la información, por útil y suficiente que sea, se queda allí. (Creo que escribiré un nuevo artículo sobre creatividad).
      Como siempre, un placer hablar contigo.

      Eliminar
  2. Muy útiles las preguntas en modo interrogatorio. Imagino que le habrán buscado darle un cierto realismo, aunque sí es verdad que para ese tipo de situaciones viene bien un personaje que carezca de la información, más en una película donde el narrador no puede dar explicaciones, o haya un flashback que aclare las cosas o algún recurso similar como el "¡Eres tal que hizo tal cosa! No te vengas abajo y te conozco desde tal momento". Sobre todo, si aparece en una escena charlando y participando como si siempre hubiera estado allí necesita un contexto o algo que después aclare la situación. Por ejemplo, en "Torchwood", hay un episodio en el que vemos a un personaje llamado Adam que parece ser miembro del equipo y conocer a todos desde siempre, pero resulta ser un alienígena que les ha implantado recuerdos falsos. En "Buffy Cazavampiros" tenemos dos casos. En uno Jonathan, un personaje que a lo largo de la serie encarna la figura del fracasado pardillo y friki con pocas luces, aparece trajeado, como un Marty Stu, mientras Buffy y el resto de protagonistas son muy malos peleando pero siguen siendo la cazadora y sus amigos; tras la escena inicial que descuadra al expectador, descubrimos que ha sido por causa de un hechizo condicionado. El otro caso es el de Down; un personaje que aparece de repente como la hermana de Buffy sabiendo todo y de forma vívida sobre cosas que no podía saber y como si todo el mundo la conociera como la hermana de Buffy; al avanzar el episodio siguiente, aparece al final del primero de la quinta temporada, descubrimos que es una llave energética, básicamente, se establece un símil entre la llave y la mitología del grial, que ha tomado forma humana por un hechizo permanente que a alterado la realidad y ha implantado recuerdos falsos en todo el mundo, de forma que sólo los locos ven la verdad y la protagonista se entera por un monje que moribundo le confiesa el asunto y le encarga una misión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ejemplos que comentas fueron estrategias muy bien planteadas e introducidas por los guionistas, quienes mediante extraños Deus Machina, lograron sacar a flote algunos temas y personajes nuevos. Los escritores debemos ser mucho mejor que eso, trabajando a los personajes y las tramas, de manera que nada parezca improvisado.

      Eliminar
  3. Estoy de acuerdo. Hay autores que consideran fundamental dar infinidad de detalles sobre la descripción física que luego no van a tener papel alguno en la trama o en las subtramas, pero yo soy más de dar lo mínimo, a veces ni eso, mientras la historia no me pide algún dato concreto; a veces incluso con temas como la edad, el físico. Incluso a costa de romper la imagen que el lector se haya hecho previamente del personaje. Personalmente, me suele interesar más cómo piensan y lo que hacen que las descripciones físicas. Personalmente, nunca he sido muy de comedia; a veces me surge algo de humor, de detalles graciosos o referencia a chistes, pero no tengo lo que la gente llama "vis cómica"; con lo que mis obras tienen momentos más distendidos, pero genuinamente cómicos más bien pocos. Sí, el equilibrio es fundamental en una obra y el contraste entre sus elementos; yo lo veo continuamente al escribir; por ejemplo, en un punto de la historia, hay una exhibición de personajes con mutantes, anómalos, terminators, soldados, maquinaria de guerra y demás; impresiona porque no es algo que veas todo el rato sino que un momento antes la protagonista de esa parte estaba escuchando a otros personajes hablar de un autor del que son fans, en un guión meta literario, sobre la propia obra y asombrándose de la semejanza en la descripción entre la protagonista de la escena allí presente y el personaje de la novela y otras cosas de la vida.

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, el de la desaparición de los personajes también es importante. Un personaje casi sin protagonismo puede pasar desapercibido, pero si son personajes que han marcado la secuencia se necesita cerrar su acción de alguna forma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto... vamos, como vas a desaparecer al mismo Batman jajajajajaja... Es entendible que su inclusión opacaría a los integrantes del escuadrón, el ser de la película, pero el renombre del murciélago daba para más. Creo que Escuadrón Suicida más que una cinta de analizar es una producción de mero entretenimiento, sin divagaciones ni análisis.

      Eliminar
  5. El tema de los personajes; yo diría, sobre todo, que es una cuestión de espacio narrativo. No puedes hacer que todos estén actuando al mismo tiempo con igual protagonismo. Los rasgos diferenciales o la ausencia de ellos, pongamos por caso los Stormtroopers, es un punto que hay que marcar y generar un contraste no necesariamente sonado, pero sí que defina a cada personaje, incluso con los puntos en común. Es curioso lo de Amanda Walker; en función de dónde salga el personaje, le cambian el apellido, pero el resto de rasgos están muy presentes. En efecto, un antagonista final debe estar a la altura, se trate de un antagonista colectivo o de un antagonista individual; eso es un fallo bastante común en algunas series; a mí siempre me hacía gracia en "Embrujadas" el caso de "La fuente"; un villano que se supone que es super poderoso con los poderes adquiridos del vacío y al enfrentarse a las protas se limita a hacer telekinesis y a lanzar bolas de fuego. ¿No podía buscarse algo que resultara más creíble en relación con el poderío del villano y a la vez pudiera entenderse que las protas sobrevivan? Sin esos puntos, es imposible hacer un buen villano. Las subtramas, al menos en la medida de no tener cliffhangers, deben cerrarse. Lo de las muertes de los personajes, depende de cómo sea la historia y de su contexto; demasiadas veces se matan personajes por darle emoción o cerrar una historia sin que cuaje, especialmente con la fobia a los finales felices; con frecuencia, si un personaje tiene un final feliz en lo amoroso, en vez de hacer que desarrolle su felicidad en otros ámbitos, matan a su pareja y a seguir, o si tiene un exitazo en su carrera pierde el trabajo y demás. Yo diría más bien que siempre se debe profundizar en todos los personajes principales y los que aportan algo a la historia de un modo u otro. Un estupendo artículo :)

    ResponderEliminar
  6. Lo bueno de "Escuadrón suicida" es que tenía será una peli de mero entretenimiento pero has sabido sacarle partido a su análisis. Efectivamente, la norma debe ser cuidar plenamente los personajes y las tramas, aunque sí es verdad que, como excepciones, los casos de esos guionistas son excepciones a tener en cuenta, de las ocasiones en que puede ser interesante romper las reglas, siempre con cabeza y sabiendo hasta que punto, pero excepciones al fin y al cabo. En mi caso, nunca ha sido una regla propia la de "Tomar sólo lecturas"; ya mi primer escrito fue un micro relato con extraterrestres abduciendo a unos arqueólogos que estudiaban las pirámides; con lo que fue literaria no tanta. Sin duda la observación y la creatividad tiene muchos caminos. Efectivamente, sin ser creativos, las lecturas pueden ser inútiles; lo bueno es que la creatividad permite transformar las experiencias propias y ajenas, sus reflexiones, análisis y demás en algo diferente, en algo atractivo y constructivo por diversas fuentes; ayer leía un poco a Proust y es curioso cómo usa detalles cotidianos para digresiones en ocasiones muy profundas, como la importancia de la memoria en la definición de quiénes somos a partir del instante de desorientación que todos tenemos en ocasiones nada más despertar hasta situarnos. Lo mismo digo.

    ResponderEliminar
  7. Interesantes y muy útiles reflexiones sobre Escuadrón Suicida. Y por cierto, la película, aunque con sus fallos, a un servidor también le gustó y le resultó entretenida.

    ResponderEliminar

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics