La tragedia de escribir ciencia ficción y fantasía

Pienso que soy la voz de muchos al afirmar que ser escritor, latinoamericano, desconocido y específicamente Colombiano no es de ayuda cuando de publicar y darse a conocer se trata.


Yo creo que tomarán más en serio a este bebé escritor
¿Y si escribes ciencia ficción o fantasía? En ese caso nadamos contra la corriente en un ambiente de hipócrita y hostil burguesía tercermundista, pues para nadie es un secreto que la escritura en Colombia es un arte infravalorado, si es que acaso se le considera un arte.

¿Por qué le llamo burguesía tercermundista? Porque la influencia de novelas como María de Jorge Isaac, con su romanticismo y La Voragine de José Eustacio Rivera con la denuncia social, abrieron paso a un movimiento artístico que hoy en día suele hallarse en la mayoría de novelas colombianas: el costumbrismo, que va muy de la mano con el realismo y que tiene como objetivo reflejar los usos y costumbres sociales. (Cuando menciono el realismo no hago referencia a Gabriel García Márquez y su realismo mágico)

El auge de obras que resaltaran la idiosincrasia nacional y las diversas problemáticas a las que debía hacer frente la gente del común dio paso al boom latinoamericano, con escritores de la talla de García Márquez, Vargas Llosa y Julio Cortázar entre otros, quienes marcaron un antes y un después para muchos de nosotros; es decir, nos la pusieron difícil.

Para resumir un poco, en Colombia vendes más fácil un libro y te das a conocer sin mucha dificultad si escribes sobre narcotráfico, guerrilla, violencia, secuestros, mendicidad, desigualdad social, corrupción, sicariato, política (bueno... es lo mismo que corrupción), violencia histórica y religión (ya sea que critiques o alabes al catolicismo). También te puede ir mejor si eres periodista y columnista de periódicos/revistas como El Tiempo, Semana, El Espectador, en pocas palabras, si haces parte del jet set criollo. Y en menor proporción pero de mayor peso si tu apellido es Samper, Lleras, Santos, Turbay o Galán, entre otros. También ayuda bastante si te encuentras en prisión y deseas "echar al agua" a tus compinches mediante un libro, o qué decir si eres una joven modelo y expones "el oscuro mundo" del espectáculo (Serás best-seller si fuiste amante de un capo). 

¿En dónde encajamos los decentes, simplones y semi-invisibles escritores, que honradamente nos ganamos la vida en el rebusque y que escribimos sobre naves intergalacticas o mundos fantásticos ajenos a la malvada y cruda realidad colombiana?

En Colombia no hay cabida para la ciencia ficción o la fantasía. Seamos realistas.

Hace poco, cuando entrevisté para Escritores Invisibles a mi buen amigo Zamircho Ardila, comentó que el editor de su libro lamentó la temática fantástica de Los Reinos de las Potestades


Los libros sobre secuestros, violaciones y temáticas afines son los que mejor se promocionan y se venden.


Si estas son las palabras de tu editor tus esperanzas de éxito son nulas.

Entonces, y para concluir una entrada que suena más a protesta social, concluyo con tres observaciones:

1. Se predica por todos los medios colombianos el descontento por la imagen que el mundo ha sostenido durante años de nuestro país, pero lo único que exporta y promociona es literatura, cine y televisión narco, reforzando el ya triste estereotipo del chibchombiano. Seamos honestos, exportamos cine y televisión, porque el único que pudo vanagloriarse de exportar literatura fue el nobel que en paz descanse.

2.  Si indagas por la Internet sobre literatura ciencia ficción en Colombia te encontrarás con estudios, análisis y comentarios sobre escritores de antaño que abordaron el género, pero de autores actuales...

3. En Colombia se cree que no se escribe ciencia ficción y fantasía, lo que sucede es que el reducido circulo de amigos de las personas que crean artículos como este, que para colmo se titula ¿A dónde te fuiste, fantasía?, quizás no escriban fantasía. 

Pero lo que en verdad sabemos es que en Colombia SI hay escritores de ciencia ficción y fantasía, lo que no hay es estimulo.

Por último solo queda instar a mis amados escritores habla hispana de géneros como la ciencia ficción y fantasía a que continúen en la lucha, que si los humanos lograron vencer a los extraterrestres en V la Batalla final (lo siento, fui demasiado fanático de esta serie) ¿Por qué nosotros no?



¿Cómo es la situación en los demás países latinoamericanos? ¿Cómo le va a la ciencia ficción en España?

8 comentarios:

  1. Actualmente vivo en Estados Unidos y veo una cuestión similar. Somos 50 millones de hispanohablantes y la oferta sigue siendo patética aunque la demanda no hace sino crecer.

    Ser escritora de fantasía es casi una maldición. Las pocas editoriales que reciben manuscritos de noveles se enfocan en la preservación y difusión de la cultura hispana y los problemas que enfrentan nuestras comunidades en los Estados Unidos. Quieren saber de secuestros, violaciones y trata de personas. No ven el potencial en obras que solo consideran para «entretenimiento».

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana Katzen. Interesante comparar la escritura de fantasía con una maldición. Esperemos que alguna vez podamos dejar esa cruz y que tanto la fantasía como la ciencia ficción dejen de ser géneros que en nuestra cultura sean para frikis. Cuídate

      Eliminar
    2. Pues es más extraño que en Estados Unidos suceda eso cuando tienen un mercado en ciencia ficción muy potente. La mayoría de las obras que salen al mercado se consideran mero entretenimiento. En Colombia, puedo entender que con unos círculos aislados y fragmentados de lo literario sea especialmente complicado publicar, pero en Estados Unidos deberían ser listos y darle una oportunidad. La ciencia ficción y la fantasía son para frikis, a mí no me avergüenza serlo, pero también pueden interesar a más gente y que se mire con respeto a los frikis. Que haya músicos y obras especialmente pensadas para músicos no significa que la música, incluso parte de la música pensada para músicos, puedan interesar a los que no son músicos. Pues con los frikis lo mismo. Ojalá deje de ser la escritura de fantasía una maldición en términos editoriales.

      Eliminar
  2. Hola, Piper. Me ha gustado bastante tu blog, vivo en Bogotá y también quiero ser escritor aunque lo mío también va por la rama de la fantasía.

    En mi opinión, me parece que es cuestión de ser perseverante y tener paciencia, pues un ejemplo de autores compatriotas a quienes les ha ido muy bien en la fantasía ha sido sin lugar a dudas Carolina Andújar, que es de quien más se habla en estas tierras y en el extranjero. Ella es una clara muestra de que en este país se pueden escribir historias fuera del esquema al que ya estamos habituados y es por ende mi ejemplo y el de muchos jóvenes que sueñan con escribir.

    No sé qué opines tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge, qué bueno encontrarse con otro colombiano por estos lados, que te digo son pocos. En cuanto a lo que dices quizás tienes razón. Tal vez me dejé llevar por las emociones. Respira, Piper. Respira. A CArolina Andújar la conozco pero nunca he leído sus libros, pues no es mi rama, pero tienes razón, hay algunos que suman gotitas y son los que debemos apoyar.
      Espero que pronto tu también seas una gota más como escritor reconocido y sabes que cuentas con lo que necesites. Saludos y que Dios te bendiga.

      Eliminar
  3. Gracias por el artículo. No es un caso aislado, conozco el caso de otra amiga escritora, Anastassia Espinel Soares, que es rusa malviviendo en Colombia, en Bucaramanga, y las editoriales le dan problemas para publicar sus obras de novela histórica en Grecia y Roma, a veces con ecos de novela romántica; que o es romántica con narcos o nada. Es una de las grandes paradojas; la ciencia ficción moderna surgió de la burguesía, al fin y al cabo, Julio Berne era un burgués, la guerra de los mundos en su vertiente literaria surgió de sociedades neoburguesas armónicas cuyo orden se destroya por el monstruo, una tecnología que falla o que plantean utópicamente la aventura de una tecnología concreta, incluso en géneros no tan claros, no he oído de ningún elemento temáticamente podamos asociar con la ciencia ficción en la literatura popular oral y los escritores de la época eran lo más parecido a la burguesía. Pero sí es verdad que en muchos sitios se ha creado una especie de discurso fantasía vs. realismo. En España se ha notado mucho en el canon. Apenas hay muestras de fantasía comparado con las literaturas anglosajona, francesa, incluso italiana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿malviviendo? jajajajaja... no me lo puedo imaginar jajajaja... en cuanto a lo de fantasía vs realismo, la victoria depende del círculo en que se mueva el género.

      Eliminar
  4. En España, la situación actual de la ciencia ficción es algo mejor que la colombiana pero tampoco una maravilla. Si ya en el canon llama la atención que la obra cumbre del medioevo, tan rico en fantasía, sea el "Cantar de Mio Cid", una obra caballeresca híper realista para la época, en una literatura donde apenas queda magia en milagros, y apenas se ve en el XVI por novelas de caballería y más milagros, luego prácticamente desaparece la fantasía del canon de la literatura española. Aquí se ve como curiosidad sorprendente que haya autores consagrados que tocasen el género fantástico en el XIX y el XX; no se ve en el canon escolar el "Anacronopete" de Gaspar y Rimbau. De hecho, la mayoría de los autores consagrados no han tocado la fantasía o la ciencia ficción. Con cierta fama, en el XX, "Olvidado rey Gudú", pero Matute tenía mucha influencia de la literatura gallega y su obra es casi excepcional (http://elarlequindehielo.obolog.es/ana-maria-matute-bosque-defensa-fantasia-2269856). Ahora hay una cantera de escritores, pero vivir de la escritura es casi imposible, al menos la escritura entendida como novelas, relatos, poemas, vender ejemplares de obras de teatro, y con la ciencia ficción y la fantasía todavía más. Basta decir que salió "Ambiciones y reflexiones" de Belén Esteban, un libro que le habían escrito entrevistándola, una señora que no sólo se convirtió en famosa profesional, hasta romper las barreras tradicionales del negocio, de pasar de vendedores de exclusivas de alguna de vez en cuando a tertuliana de los programas del corazón (En España, tenemos algún programa centrado en prensa del corazón de ricos sofisticados y tal, pero muchos programas son del corazón centrados en toreros, gente de barrio bajo que se lía con ricos sin demasiada sofisticación y tendencia a ser ordinarios; véase "Tómbola" como el ejemplo de este género televisivo), por su actitud ordinaria, frases como "Por mi Andreita mato" y problemas con las drogas más líos con un torero y otros, Jesulín de Ubrique, que se jacta de su incultura, convertida por muchas personas de bajo nivel cultural en "la princesa del pueblo", vendió más ejemplares que cualquier libro de ficción, que cualquier libro literario. Hay editoriales que publican ciencia ficción, incluso círculos para cómics y eventos como "Festival de fantasía y ciencia ficción de Fuenlabrada", donde hay autores más nuevos que venden sus obras y hay conferencias y más cosas que el cine, pero si una novela vende en un año 3000 ejemplares es un exitazo. Hay editoriales especializadas, pero es meterse por la ilusión de que tu obra salga publicada y quizá ganar unas perras, porque en España ser escritor sirve para vivir si eres guionista (Suponiendo que haya épocas de trabajo), periodista o profesor, pero vivir sólo de la escritura nunca me queda claro si hay alguno.

    ResponderEliminar

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics