El personaje legal Neutral: los jueces

Continuando con la caracterización de personajes siguiendo la técnica de alineación moral y ética, es el turno de los personajes legales neutrales, quienes en pocas palabras son aquellos que creen y aplican el orden por encima de todas las cosas.


Para los que desconocen de qué vamos con este tema, entramos al cuarto grupo, teniendo en cuenta que ya hemos analizado al personaje Bueno Legal, al Bueno Neutral y  al Bueno Caótico.  

El Neutral Legal puede resumirse como un personaje cuya prioridad es obedecer y preservar el orden por encima de cualquier otro aspecto, lo que puede conducirlo a actuar de forma dudosa apelando al bien mayor; es decir, es capaz de arrestar y atrapar a un asesino hasta de machacar a golpes a una humilde familia por no pagar el arriendo. Al fin y al cabo la ley dice que debes pagar mensualmente a tu arrendatario.

Lo que debemos tener claro al elaborar a un personaje bajo este concepto es que sigue su propia visión personal de la ley y el orden. Aunque su premisa son las leyes, en cualquier ocasión puede rebelarse contra la autoridad si no está de acuerdo con lo que le imponen, sin que esto lo ubique en la ilegalidad.


Describiré esta alineación con otro personaje de Juego de Tronos (Eddar Stark, Jon Nieve y La Hermandad sin Estandartes ya pasaron por mis manos). Hablamos de Stannis Baratheon, el rey legítimo de los Siete Reinos desde que Robert Baratheon, su hermano, murió.

Stannis es un hombre tenaz, carente de sentido del humor, severo y rígido, pero con un inalterable sentido de la justicia.

Uno de los hechos que resalta su apego a la ley fue el haber cortado los dedos de la mano izquierda de Davos Seaworth por sus crímenes como contrabandista, sin importarle que este contrabandista le hubiera salvado la vida. No existe un término medio para Stannis, no hay cabida para compasión ni para redención. Obras bien o obras mal.

"Fue justicia —dijo Stannis—. Una buena acción no lava la mala, ni una mala lava la buena. Cada una debe tener su recompensa. Fuiste un héroe y también un contrabandista."


También se hace notorio este aspecto en su terquedad por la corona del reino, pues aunque ni él mismo desea el puesto, considera que es lo justo.

"No es una cuestión de querer. El trono es mío, como heredero de Robert. Esa es la ley

Y como hemos visto, la obsesión de Stannis llegará al punto de asesinar a su propio hermano con tal de hacer cumplir con lo que por ley le pertenece.

Uno de los peligros que acarrea esta alineación es, como comenté párrafos arriba, que la percepción de justicia y orden puede verse alterada según el personaje, con lo que cualquier fallo que ellos puedan emitir puede ser considerado arbitrario desde otro punto de vista.

Sin embargo, no todos los personajes tienen porque ser tan aburridos como Stannis. Tenemos a Sheldon Cooper, quien lleva un vida estrictamente reglamentada y se ciñe tanto a la ley federal como a sus propias e irreverentes reglas.

Lisa Simpson mantiene un apego exagerado por las reglas que en ocasiones va en contra de su propia familia.

Tres ejemplos vivos de esta alineación pueden ser El Juez Dredd, The Punisher, y Rorschach de The Wachtmen, quienes no dudarán en clavarte una bala en medio de los ojos si te ven arrojando basura a  la calle.

Para concluir, este tipo de personajes, cegados por su percepción y concepto de justicia, pueden irse a los extremos siendo demasiados rigurosos e incluso convertirse en Legales Malvados, de los cuales hablaré en alguna entrada posterior.

Espero que el tema de las alineaciones éticas y morales continúe siendo aceptado y que las pautas que explico sirvan, no como algo obligatorio a seguir, sino como una brújula al momento de caracterizar a sus personajes. 

Y ustedes... ¿Crearían algún personaje de estas características o conocen alguno que lo sea?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics