Por fin se ha terminado el 2016 y lo único que puedo decir es... ¡Gracias a Dios!



Ha sido un año demasiado difícil, con una carga emocional que me afectó hasta el punto de no querer escribir nada y que intenta arrastrarme consigo. Cuando digo que no escribo nada, es nada. Durante las últimas semanas no quise actualizar el blog ni enviar correo a los suscriptores. Ofrezco disculpas.


Si has llegado hasta este punto es porque quizás ya leíste las dos entradas anteriores que sirven de abrebocas: Lo que deberías saber antes de matar a tus personajes y La muerte de tus personajes y sus emociones: el duelo. Si no lo has hecho qué estás esperando. Aprovecho para recomendarte Lecturonauta, el blog de Guillermo Jiménez, en el cual se aborda la literatura desde un aspecto psicológico. Muy recomendado para los que no deseamos dejar ningún cabo suelto en la caracterización de nuestros personajes. Pero, si en cambio quieres dotar a tus personajes con algún trasfondo traumático no dudes en echarle un vistazo a esa entrada.

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics