Los diálogos son la clave de un buen producto, ya que dan vida a los personajes y aportan información, sin embargo en algunas ocasiones demuestran nuestra falta de conocimiento y experiencia.

A no ser que seas escritor de parodias o comedias, las frases que nombraré deben ser censuradas en tu mente junto con todas aquellas que no aporten nada valioso, pues se han repetido tantas veces que son verdaderos clichés, producto del cine y la televisión. Y es que escribir un libro no es redactar un guión para Friends o Star Wars III.


¿Pero por qué he decidido que no es bueno incluirlas en nuestros textos? Porque pocas veces o nunca las decimos en la vida real y lo ideal es que cuando los personajes se expresen lo hagan con naturalidad. Si una de ellas aparece en tus relatos podemos concluir que tu capacidad de gestar diálogos ha sido bloqueada por completo y reemplazado por el contenido basura que la globalización ha creado.

50. No puedo creer que haya dicho eso.
No te hagas el tonto, lo has dicho y lo volverás a decir.

49. Sal de donde quiera que estés. 
¿Saldrá porque tu lo dices? Que ingenuo.

48. ¿Acabo de decir eso en voz alta? 
¿Eres el mismo del punto 50?

47. Maestra, el perro se comió mi tarea. 
Vamos, hoy en día los perros no se comen las tareas, quizás las impresoras sí. Ya deja en paz a tu mascota.

46. ¿Tú y cuál ejercito? 
No preguntes, seguro cuando levantes la cabeza tendrás a la Armada Nacional apuntándote.

45. Puedes correr pero no esconderte. 
A que sí.

44. ¡Abandonen el barco! 
No me digas.

43. ¡Adiós, mundo cruel!
Si te vas a suicidar por lo menos sé original.



42. No golpearías a un sujeto con gafas ¿Verdad?
¡Pum! Lo hizo.

41. Es hora del plan B. 
¿Las personas normalmente tienen planes A y B?

40. Nos vemos en el infierno. 
Veo que no vives con tu suegra, eso sí es el infierno.

39. Dispara a todo lo que se mueva. 
Pasas mucho tiempo frente a Call of Duty.

38. ¿Cómo se detiene esta cosa? 
Pisa el freno.

37. Pellízcame. 
No estás soñando, vas en la treinta y siete.

36. ¿Estás seguro de que puedes conducir esta cosa? 
¿Quién no ha conducido un Black Hawk en la vida?

35. ¿Es lo mejor que puedes hacer? 
No, también corro como un demente. Alcánzame. 

34. No es lo suficientemente grande para los dos. 
Entonces vete.

33. ¡No en la cara! 
Tenlo por seguro. La cicatriz en tu frente será horrenda.

32. ¿Me regala una taza de azúcar? 
¿No tienes otra excusa?

31. Mis ojos están aquí arriba. 
Lo siento, Pamela Anderson ¿Decías?

30. Dios mio ¿Qué he hecho? 
No te hagas. Siempre supiste que eso pasaría.

29. Mi vida pasó ante mis ojos. 
Ya muérete.

28. Tengo frío... mucho frío...
En serio, muérete.

27. Venga mi muerte.
Si acabó contigo no quiero ni imaginar lo que haría conmigo. ¿Está bien si te entierro y hacemos como que nada pasó?

26. Puedo ver mi casa desde aquí. 
¿Es esa que está en llamas?

25. ¡No puedo sentir mis piernas! 
¿No eres Pete el lisiado?

24. No quise matarlo. 
Uy si, como no. Te creemos, Anibal Lecter.

23. Imagina a la audiencia desnuda. 
Abuela... ¿Viniste a mi discurso de graduación? Bonitas bragas.

22. Soy tu peor pesadilla. 
¿Mamá?

21. Tengo un arma y no tengo miedo de usarla. 
Gracias por la advertencia, hiciste que aquel asesino en serie huyera despavorido.

20. No hagas nada que yo no haría. 
¿Como escribir este artículo?

21. Oí algo.
Vas a morir.

19. Ven conmigo si quieres vivir. 
Sí, señor extraño.

18. ¡TE MATARÉ! 
Escribir en mayúscula no es sinónimo de gritar y es de muy mal gusto. No te guíes por las historietas.

17. ¿Cómo te gustaría morir? 
De viejo, por favor.

16. ¡Volveré! 
Eres peor que la gripa.

15. Está tranquilo... demasiado tranquilo. 
Caíste en una emboscada, tenlo por seguro.

14. ¡Quiero a mi mamá! 
¡Yo también quiero a la mía! ¡Estoy atascado en el número catorce!

13. Mi padre puede golpear al tuyo. 
Ah, la inocencia infantil.

12. ¡Eureka!
¿En serio alguien dice eso hoy en día?

11. Todo el mundo tiene un precio.
¿Cuánto ofreces?

10. Limpieza en el pasillo cinco.
Siempre el pasillo cinco...

9. Buena suerte... la vas a necesitar.
Gracias por el optimismo.

8. ¡Soy demasiado joven/bonita/apuesto para morir!
Ya deja de gritar y muérete.

7. Lo recuerdo como si fuera ayer.
Es que fue ayer.

6. Dile a mi esposa/novia que la amo.
Le diré cuando estemos cenando, idiota. Ahora ve y muere. 

5. ¿Sabe tu madre que estás aquí?
Sí. Mírala, es la borracha de la barra.

4. ¡Fuera de mi césped!
Ya, abuelo. Haz gritado eso toda la vida.

3. Dios, te echaba de menos.
Y eso que ya me voy de nuevo.

2. Sólo bésala ya, idiota.
Sí, bésala.

1. ¿Qué demonios fue eso?
¿Un demonio?

Que no se note en esta entrada que estaba desocupado y que el fin de año me ha tomado falto de ideas.
El libro del año, más de seis millones de copias vendidas, comparable con "Perdida" de Gillian Flyn.

"Reseña del libro La Chica del Tren"

Confieso que ese tipo de mercadeo exagerado me llevó a decidir comprar y leer este libro, que estuvo entre mis manos junto a El Psicoanalista de John Katzenbach, La Cabaña del Tio Tom de Harriet Beecher Stowe y algo de Stephen King (Creo que Mr Mercedes), pero ganó gracias a la morbosa curiosidad que sentí al revisar los comentarios de la Internet y de la contraportada.

Primero hablaremos de la autora, Paula Hawkins, de quien nunca había escuchado en el mundo literario pero que ya ha publicado algunas novelas románticas bajo el seudónimo  Amy Silver. Debo decir que en Goodreads se encuentran más que excelentes comentarios sobre su libro One Minute to Midnight.

En cuanto a los datos del libro, lo más relevante es que ha sido publicado por Editorial Planeta y abarca 496 paginas con letra de gran tamaño que facilita la lectura. 

El argumento gira en torno a Rachel (el apellido poco o nada importa), una mujer con problemas de alcoholismo que a diario toma el mismo tren a la misma hora. Durante su trayecto tiende a divagar sobre las personas que observa por la ventana, especialmente una pareja que se convierte en su obsesión y a quienes nombra Jason y Jess. Un día algo extraño llama su atención y por fin empieza la trama.

¿La verdad? No ha logrado cautivarme más allá de lo que esperaba, algo que no sorprende cuando es vox populi que un best-seller no es sinónimo de calidad. Sin embargo tampoco puedo catalogarla como mala, pues La Chica del Tren resultó ser una agradable y ligera lectura, digna de una tarde lluviosa o de un viaje en bus, como me ocurrió (El libro lo leí en tres viajes que realicé a la sede central de mi empleo). Pero definitivamente no es el libro del año y mucho menos el del verano, por más que The Times, The Wall Street Journal, The Guardian, Saga Magazine y Usa Today entre otros, nos quieran hacer creer lo contrario.

Empezaré por el género: ¿thriller? Más bien un novelón con un asesinato de por medio. Tres puntos de vista femeninos, mujeres despechadas, hombres atractivos, varoniles y machistas, infidelidades y policías de relleno. La tensión y el conflicto, que normalmente aparecen en los primeros párrafos de este tipo de obras, fue colapsado por constantes divagaciones y más divagaciones de la protagonista, que detectaba sospechosos hasta debajo de la cama, solo porque sí. El ritmo es más bien lento y repetitivo, aunque por la forma sencilla y natural en que Hawkins escribe logra en ocasiones pasar desapercibido. El conflicto es interno y la acción apenas aparece al final, tras revelarse la verdad mediante el típico monologo del villano.

En ocasiones siento que leí todo el libro por la misma razón que lo compré, mera curiosidad morbosa.

Los personajes son en cierto punto interesantes y logran hacer que los odie casi desde el principio, especialmente a su protagonista, la chica ebria y patética deseosa por llamar la atención y que en ocasiones actúa como una adolescente (En serio, más de una vez mi mente recreó a Megan como una jovencita apenas de quince años), aspecto que desconozco si fue adrede. 

También llamó mi atención el hecho de que los personajes actuaban de una manera poco real y creíble ante algunas situaciones (Reacciones exageradas por asuntos ínfimos o demasiado tranquilas cuando deberían haber explotado).

Conclusión

Es una agradable y digerible obra que puede ser leída con una facilidad de niño de primaria, sin misterios ni suspenso, que es donde radica el problema. El libro se dedica a girar en torno al conflicto de la protagonista (paranoia, inseguridad, temores mal infundados y alcohol, mucho alcohol) y como la autora intenta, sin éxito, confundir al lector sobre la verdad de lo que ocurre a su alrededor: la desaparición, el asesinato y el victimario. 

Aquí entre nos, creo que la palabra pub se repite tantas veces que el título debería considerarse. Además, cuando terminé de leer me fui a la cama con la certeza de haber comprado una historia romántica disfrazada de thriller. 

¿Vale la pena tomarse el tiempo en esta obra? Sí. ¿Cubre todas las expectativas? Quizás, depende de la exigencia literaria de cada quien. 

Para terminar, sorprende el hecho de que el nombre de Stephen King aparezca en la solapa bajo el siguiente comentario.

"Una gran novela de suspenso... Me mantuvo despierto casi toda la noche"

¿Es eso posible? ¿Hablamos del mismo King? ¿Un autor de su renombre se arriesga de esa manera por una autora desconocida? ¿Filantropia o mercadotecnia? 

La fatiga del escritor es una situación más común de lo que imaginamos, pero por desconocimiento no se le ha prestado la importancia que se merece e incluso se le confunde normalmente con el bloqueo del escritor.


La definición más clara del bloqueo del escritor es la  que nos brinda el libro Colección de Hábitos. Cómo escribir 3000 palabras y evitar el bloqueo del escritor.


El bloqueo del escritor es la inhabilidad del escritor para estar lo suficientemente inspirado, para completar cualquier trabajo nuevo o completar un trabajo actual.


En el caso de la fatiga del escritor, esta suele aparecer cuando nos encontramos entre la palabra 30.000 o 40.000 (dependiendo de la magnitud de nuestra novela), a mitad de cualquier manuscrito o cuando llevamos demasiado tiempo escribiendo sin parar.

La gran diferencia con el bloqueo radica en que cuando se presenta la fatiga no hay ausencia de ideas ni hojas en blanco, en cambio, el escritor conoce a la perfección su novela de principio a fin, simplemente siente que no puede escribir con comodidad y que el resultado no es lo que esperaba. Por esta razón explicaré los principales síntomas, para que sean identificados en el momento oportuno y no seamos sus víctimas. 

Todo está mal escrito. (Desde nuestro punto de vista)

He sido lo más decente al describir lo que sentimos para con nuestra escritura cuando estamos cayendo en el problema. Más que mal escrito, tenemos la percepción de que es una completa #$%&%$ (así no lo sea). Lo releemos y nos damos cuenta de que hemos empleado metáforas, símiles, hipérboles y cuanta figura literaria existe, de manera débil y vulgar. 

"La blanca nieve" "Tenía el cuello como una avestruz" "Tus ojos son como dos luceros" "No estoy solo pues la soledad me acompaña""Lo he visto con estos ojos que se ha de comer la tierra" "Salió corriendo como una liebre" "Se moría de la risa"


Cuando un escritor entrenado y experimentado empieza a presentar estos baches en su escritura...

Repetición involuntaria

Empezamos a escribir la misma frase una y otra vez, empezamos a escribir la misma frase una y otra vez, empezamos a escribir... y no nos damos cuenta de ello hasta que hemos leído el párrafo unas cuantas veces. Para no ser tan exagerado e ir demasiado lejos, escribimos la misma oración pero de diferentes maneras, que es todavía peor y más difícil de detectar.

Por esta razón nuestros personajes, descripciones y situaciones se estancan, dando vueltas sin avanzar en la trama. Todo sin que nos demos siquiera por enterado. Esto no quiere decir que seamos pésimos escritores (bueno, puede que en algunos casos si lo sea). Es un síntoma grave de que estamos fatigados.

No avance

La idea es perfecta, la trama más que envolvente y los personajes ni hablar, pero a pesar de que nuestros dedos se mueven por el teclado como peces en el agua (que mala comparación) y llevamos horas trabajando, no salimos de la página 34.576. Mejor dicho, tenemos la percepción de que no avanzamos.

Detector de errores apagado.

Al volver a leer lo que hemos escrito dejamos pasar crasos y verdaderos errores, pero en cambio detectamos fallos insignificantes e inexistentes que nos conducen a la misma conclusión: hemos escrito %$$###% basura.

Forzar las palabras

Escribimos pero prevalece la sensación de que nuestras ideas no son las que aparecen en aquellos crueles renglones,  en cambio, continuamos usando esas débiles y vulgares figuras literarias con una facilidad increíble. Por más que lo intentamos, en verdad lo intentamos, solo escribimos $#%#& y cada palabra es forzada. Por si fuera poco repetimos las mismas frases una y otra vez, las mismas frases una y otra vez ¿Ya no había hablado de esto antes? Son las 11:28 p.m. ¿Será posible?


Si esto te sucede, no es tu culpa. Bueno, si lo es. Son señales que nos indican que algo anda mal en nuestro cuerpo y que debemos detenernos, o solo conseguiremos aumentar el sinsabor que este estado produce.

¿Pero por qué sucede esto?

La respuesta es muy sencilla, al ser escritores nuestro trabajo es meramente intelectual (Razonamiento, comprensión, solución de problemas, memoria, etc,) y nos exige un gran esfuerzo mental de forma continuada y desapercibida. En esos momentos estamos tan entusiasmados que ni notamos estos cambios. 

Cuando aparece la fatiga se produce una disminución significativa de los niveles de atención, nuestro pensamiento se hace lento, terminamos con bajo rendimiento (no avanzamos escribiendo) y aumento de los errores (percepción de mala escritura, repetición involuntaria, detector de errores apagado y forzamiento de palabras).

Basta recordar que no somos maquinas y que la fatiga es un mecanismo regulador del organismo, el cual tiene un gran valor adaptativo, pues nos indica la necesidad de un DESCANSO.  

Entiendo que lo más importante es escribir y escribir, pero de nada nos sirve tanto esfuerzo si obtenemos un producto de mala calidad. 

Sí, también entiendo que más adelante, durante el tiempo de edición, detectaremos estos errores, pero la fatiga del escritor, como dije párrafos arriba, es demasiado frustrante y provoca sentimiento similares al del bloqueo, además está comprobado que la falta de descanso mental produce trastornos psicológicos y psicosomáticos como irritabilidad, inestabilidad emocional, ansiedad, insomnio (si has llegado al insomnio, preocúpate), mareos, dolor de cabeza, dolores musculares, alteraciones cardíacas, etc.


En varios textos a esta situación se le conoce como bloqueo de la mitad del libro, pero independiente del nombre, estos consejos pueden ayudarte.

1. ¡Detente! ¡Para de escribir! Es el consejo más importante y al que debes atender de inmediato
2. Toma un descanso. Pero uno verdadero, no pensando en lo que estás escribiendo ni nada por el estilo. Duerme, siéntate bajo un árbol y mira la naturaleza, habla con tu cónyuge y ten sexo.
3. Realiza una actividad opuesta a sentarte a escribir. Ve una película que no sea del género ni del tema que escribes y que no tenga ni una pizca de relación con tu novela. Pesca, nada, practica un deporte, reúnete con tus familiares, viaja, vete a beber con precaución, etc. Sorpréndete a ti mismo.
4. Deja de pensar en tu obra por un instante. ¿Unas vacaciones? Tranquilo, si has estructurado y planeado tu historia no hay forma de que pierdas el hilo, en cambio volverás cargado de energía. A no ser que estés bajo presión y tu editor esté esperando el libro, si es así ponte a trabajar y planea mejor tu escritura la próxima vez.
5. Abandona el proyecto por lo menos dos o tres días. Pues eso, no te engañes a ti mismo y a tu cuerpo, no es un descanso de quince minutos y volver a sentarte. Son dos o tres días lejos del pergamino.
6. Habla con alguien. No existe labor más aislante que la del escritor. Déjate ver para que sepan que aún vives, comparte y socializa. 
7. Cambia el sitio que usas para escribir con frecuencia. La monotonía produce fatiga, por lo que puedes sentarte una vez en la cafetería, otra en la biblioteca, donde la abuela, en el parque, te servirá de refresco y te revitalizará.

Para terminar, no es fácil abandonar una rutina arraigada como la de escribir, pero la salud es primero. El mundo no se vendrá abajo si tu obra tarda unas semanas más, puedo asegurarlo.
Continuando con el estudio sobre los diferentes alineamientos a los que puede pertenecer un personaje en una historia, damos paso al tercer tipo: El Bueno Caótico.

Si bien los que ya han leído las entradas anteriores saben que con este terminamos el grupo de los personajes Buenos, que empezó con el Bueno Legal: Eddar Stark, continuó con el Bueno Neutral: Jon Nieve y termina con el Bueno Caótico. Resultado del cruce entre el eje ético y moral, del cual hablé en la primera entrada.

¿Por qué decidí usar personajes de la novela de George R. R. Martín como patrones a seguir? Por la sencilla razón de que no hay novela en la que se trate tan a fondo estas cuestiones filosóficas, donde los personajes se balancean constantemente entre diferentes bandos, siendo "malos" o "buenos" según sus acciones.

El turno de hoy es para los rebeldes Buenos Caóticos, esos espíritus libres que creen en hacer el bien por sus propias formas.


Empiezo por subir la imagen de V de Veganza porque la mayoría de las personas la reconocen y la relacionan con rebelión, más por la película que por la historieta, pero nos sirve como ejemplo fugaz.

Otro personaje identificado con el Bueno Caótico es Robin Hood, quien le robaba a los ricos para darle a los pobres.

Si deseamos introducir este tipo de personajes en la trama debemos tener claro que la mayoría de ellos no tienen problemas en pasar por encima de las leyes (cosa que hacen a menudo), y se oponen a ellas por alcanzar un buen objetivo. Incluso podemos ser más radicales, describiendo su comportamiento como el de un anarquista total, que se opone al "orden" y a las altas esferas del poder.

En sí un Bueno Caótico se puede definir de varias maneras:

Los que prefieren la libertad antes que la bondad: ellos desean hacer el bien, por supuesto, pero no sacrificarán la libertad por ello, aunque en algún momento el autor puede llevarlos a sacrificarse por el bien. Pocas veces serán catalogados héroes.

Los que prefieren la bondad antes que la libertad: sienten que es una responsabilidad hacer el bien por encima de la libertad, que sería para ellos algo secundario. Se debe tener cuidado con este tipo de personajes, por el hecho de no llegar a convertirlo en un extremista bien intencionado.

El bueno caótico es el personaje perfecto al momento de involucrarlo en derrocar y oponerse a regímenes corruptos.

En Juego de Tronos el modelo que podemos seguir es el de la Hermandad sin Estandartes.

Imagen extraída de megapost-las-facciones-de-poniente-y-essos/

La Hermandad empezó como un grupo de nobles y caballeros bajo el mando de Eddar Stark, quienes fueron enviados a dar caza a un forajido: Gregor Clegane o La Montaña, como se le conoce. Partieron bajo una causa honorable, la justicia del rey. 

Como pueden ver, encontramos gente buena que se une por una causa honorable, atrapar a un bandido, siendo la justicia la razón más común de su actuar.

Tras la muerte del Rey Robert, el grupo que en su momento cazaba se convirtió en presa al subir Joffrey al poder y pasaron a ser ellos los forajidos

Es comprensible que las obras del Bueno Caótico sean vistas como ilegales para el gobierno de turno.

Aunque pensaron rendirse, Beric Dondarrion (el líder) los instó a continuar luchando con nobleza en el nombre del Rey Robert y proteger al pueblo de cualquier amenaza, con benevolencia.

Usaban métodos rectos, tratando con dignidad a sus prisioneros y dándoles la oportunidad de un juicio, por lo que se ganaron el apoyo del pueblo. Aunque desde el punto de vista de la corona no eran más que rebeldes a los que debían atrapar.

Así es el personaje Bueno Caótico (que no debe ser grupo), actuando según su conciencia, con generosidad, siempre a favor de los oprimidos.

En sí no es complicado crear e introducirlo en una historia, pero nombraré algunos arquetipos de la literatura, el cine y la televisión para redondear la idea sobre este alineamiento.

Los gemelos Weasley, de Harry Potter. Han Solo y Chewbacca de Star Wars. El Sombrerero Loco de Alicia en el País de las Maravillas.

En resumen: si tu personaje es un rebelde que se opone a las leyes y pelea por el bien de los oprimidos, que le roba a los ricos por darle a los pobres y que respira benevolencia y generosidad por los poros, tienes a un Bueno Caótico.

Con este alineamiento terminamos el grupo de los Buenos  (Bueno Legal, Bueno Neutral y Bueno Caótico) y empezamos con los Neutrales, de quienes empezaré a hablar en la próxima entrada con el Neutral Bueno.


¿Qué les ha parecido esta entrega? 
Sé que dije que hasta la próxima semana continuaría con la entrada sobre el Bueno Neutral, pero el tema es demasiado interesante y absorbente como para sentarme a esperar.

Hoy continuaremos con el grupo de los "buenos", el cual apenas nombré cuando expliqué sobre los nueve lineamientos que se derivan de los dos ejes: el eje ético y  el eje moral, los cuales definen las acciones de nuestros personajes y su encasillamiento como "buenos" o "malos"

Si te perdiste esa entrada, aquí la explico usando a Eddar Stark como ejemplo para el personaje Bueno Legal

El turno de hoy es para el bastardo, Jon Nieve, quien desgraciadamente entra a ser parte del extenso estudio sobre los lineamientos para la elaboración de un personaje Bueno Neutral. ¿Cómo es eso? 

Si el alineamiento Bueno Legal es el tipo de personaje que se siente obligado a hacer el bien pero se rige por normas y leyes, el Bueno Neutral o bienhechor, hace el bien porque lo desea y lo hace feliz.

Este tipo de personajes puede introducirse en una historia según su función en la obra: de manera activa y pasiva.

El bueno pasivo es aquel que tiene una vida normal, nada ambiciosa y tranquila, pero que responde al llamado para hacer el bien o ayudar a otros y luego regresa a su cotidianidad. No busca aventuras ni nada más allá de realizar una buena acción. Es un buen samaritano.

El bueno activo es el que desea emprender una lucha contra el mal y le es una obligación ser bondadoso. En resumidas cuentas, hacer es bien es lo más importante en su vida así esto lleve a sacrificios y sufrimiento. Es el héroe por naturaleza.

Si deseamos introducir a un personaje realmente "bueno" en el sentido de la palabra, sería adecuado regirnos por este alineamiento, en el cual encajan a la perfección otros personajes de la literatura como Harry Potter, Gandalf y Michael Blomkvist de Millenium.

Cabe aclarar que aunque ya he explicado la diferencia entre el Bueno Legal y el Bueno Neutral, este último también cumple las leyes si con eso se logra hacer el bien, pero suele pasar por encima de ellas si ve que puede lograr mucha más beneficencia o si ve que son injustas o contrarias al bien.

A este tipo de personaje le gusta ayudar a los demás y se caracteriza por ser bondadoso. Veamos ahora como Jon Nieve encaja aquí.

Primero que nada, introducir a un bastardo en una historia puede traernos verdaderos beneficios dramáticos, que George Martin ha sabido aprovechar.

¿Qué beneficios son? Abre varias puertas y crea el misterio sobre quiénes son sus padres, por qué no se casaron o donde están, lo cual terminará por dar un verdadero giro a la trama al revelarse que alguno de sus progenitores, o ambos, son muy importantes (o lo contrario). También puede aprovecharse su condición bastarda para demostrar que a pesar del rechazo y la discriminación, es tan bueno el personaje que lucha por la humanidad y salva al mundo de todos modos.



Ahora sí, Jon Nieve, el Bueno Neutral. (Mi objetivo no es cometer destripe o spoiler, si gustan del anglicismo, es resaltar en negrilla las características de este alineamiento mientras voy narrando la vida del personaje).

Jon Nieve desconoce quién es su madre y el autor nos lo presenta como el hijo bastardo de Eddar Stark, el cual lo llevó a vivir a Invernalia después de la guerra a pesar del rechazo de su esposa, Catelyn Tully quien ve en el chico la infidelidad del Señor de Invernalia. 

Aquí aparece una de las primeras cualidades de Jon, la resistencia y el respeto hacia la mujer que le odia. Nunca se observó resentimiento hacia ella o hacia Sansa, quien también le trataba con desprecio por su condición. ¿No es un buen tipo?

En la búsqueda de un lugar en el mundo decide enlistarse en la Guardia de la Noche. Abro paréntesis para decir que Jon Nieve empieza a cumplir con algunos pasos del viaje del héroe de Joseph Campbell, que terminan de consolidar su papel como el Bueno Neutral. Poco a poco el bastardo se va convirtiendo en el héroe que todos conocemos, fiel a su alineamiento. Cierro paréntesis.

Queda decepcionado cuando ve que la Guardia de la Noche no es más que un nido de desadaptados carentes de honor, muy lejos de lo que pensaba. No se siente a gusto aquí y tiene algunos enfrentamientos con sus compañeros, quienes también lo rechazan por su origen noble, lo cual sería algo así como el segundo estadio del paso del héroe: rechazo de la llamada

Esta experiencia es también usada por el autor para mostrarnos su proceso de maduración y aceptación a sí mismo

Sufre un gran golpe al ser nombrado mayordomo del Comandante Mormont, pero gracias a su amigo Samwuell, con quien refuerza el concepto de la amistad, acepta este papel con humildad.

Más adelante recibe un segundo golpe tras la decapitación de su padre. Moraleja: un Bueno Neutral debe recibir tantos golpes como pueda resistir. Ese es el secreto de su empatía. No es perfecto y al igual que a muchos de nosotros, no siempre le va bien en la vida.

La lealtad hacia su familia lo obliga a desear desertar de la Guardia y unirse a Robb en la Guerra de los Cinco Reyes, pero es detenido justo a tiempo por sus compañeros, y tras tener una charla con el Comandante Mormont acepta que su lugar es en la Guardia, donde puede defender a Poniente y salvarlo de los Otros y de los Salvajes por sobre su pasión e impulso. El héroe empieza a definir su vocación.

En este punto de la historia Jon Nieve da prioridad a los votos de su juramento, lo que resalta su respeto hacia las leyes.

Es interesante observar como en su pensar y actuar siempre trata de seguir las enseñanzas de su padre, por lo que sus obras van estrechamente ligadas al concepto de justicia.

Cuando acompaña a un grupo de exploradores, Jon desiste de matar a una salvaje, Ygritte. ¿Por qué no fue capaz de decapitarla? Porque el bastardo era demasiado bueno para llevar a cabo un acto tan cruel y menos a una mujer.

A estas alturas, el camino del héroe para Jon se va definiendo a la perfección.
Imagen extraída de http://encaminodelheroe.blogspot.com.co/



4. Encuentro con el mentor: Aemon.
5. Travesía del umbral: cruzar Más allá del Muro.
6. Los aliados, los enemigos, las pruebas: el trato con Mediamano, la captura, Ygritte. Los Salvajes

Aquí Jon Nieve enfrenta su primer dilema, cuando Mediamano le ordena que lo mate para ganarse el favor de los Salvajes. Obviamente no es una decisión fácil y nos recuerda las encrucijadas que tocamos en la entrada del Bueno Legal cuando el personaje debe optar por lo que está bien sobre lo que es legal.

Afortudamente Jon, un poco más maduro, es consciente de que tal sacrificio traerá un beneficio mucho mayor para la humanidad que juró defender, pues lo haría pasar por un desertor y se ganaría los afectos de Mance Rayder, líder de los salvajes. 

Su segundo dilema se presenta cuando debe decidir entre traicionar a su amante o desertar de la Guardia de la Noche, nuevamente la razón y su fuerza de voluntad le hacen escapar al muro.

Jon Nieve es demasiado complejo y perfecto, por lo que en ocasiones me parece estar viendo un Gary Stu, con la diferencia de que el personaje ha mostrado un crecimiento y un desarrollo considerables.

Tal es el punto de la entrega y vocación hacia su nueva familia, donde ahora es Comandante, que rechaza el ofrecimiento de Stannis de nombrarlo Señor de Invernalia si lo apoya como Rey Legítimo.

¿Pero por qué nuestro Bueno Neutral sí decapita a Janos Slynt?

Se presenta una gran yuxtaposición por parte del personaje, pues ya antes tuvo la oportunidad de decapitar a alguien y no lo hizo. Lo que sucede es que Jon, totalmente maduro, asume su papel como Comandante. Janos es un subordinado y si no lo hubiera hecho, perdería autoridad sobre sus hombres. 

Finalmente, Jon toma la determinación de salvaguardar a los Salvajes en el muro y solicita a la Guardia de la Noche luchar en conjunto. Esto aumenta la idea de los cuervos acerca de su traición, por violar el juramento, y terminan por asesinarlo sin tener en cuenta que lo hacía por una buena causa: La protección del reino.


Para terminar, el Bueno Neutral puede ser un personaje pacifista, pero que actuará ante la injusticia por encima de las propias reglas.

En nuestra próxima entrega trataremos al personaje Bueno caótico con la gran pregunta ¿A quién de la saga Juego de Tronos usaremos? Eso es una sorpresa.

Y tú ¿Conoces a algún personaje de la literatura, el cine o la televisión que pueda ser alineado como Bueno Neutral

Catalogar a los personajes como "buenos" o "malos" es casi imposible hoy en día, a excepción de cuando escribimos historias infantiles en las cuales estos arquetipos juegan papeles establecidos, o en historias de ficción que traten exclusivamente sobre la lucha entre el bien y el mal, como en El Señor de los Anillos



El secreto para evitar que los personajes se conviertan en meras marionetas de nuestras plumas reside en dotarlos de un trasfondo humano y de una motivación clara. Que sepamos de dónde vienen y hacia dónde van.


La palabra motivación deriva del latín motivus o motus y significa "causa del movimiento" y es en pocas palabras lo que nos impulsa a hacer o no hacer alguna acción.

No conocer qué motiva a tus personajes a ser o hacer, es llevarlos como el viento, de aquí para allá, actuando de manera diferente cada dos por tres sin definirse su personalidad. Déjame decirte que el lector puede oler a estos personajes a kilómetros y son la principal razón de que muchas obras no logran salir a flote.

Para evitar este problema es necesario llevar un control de todos tus personajes y alinearlos correctamente.

El alineamiento del que hablo es una de las características presentes en los juegos de rol basados en Dungeons & Dragons y se refiere a la ética y la moral de los personajes y las sociedades dentro del juego.

¿Es importante la ética y la moral para nuestros personajes?

Por supuesto. La moral constituye el marco básico de conducta personal del personaje, es decir, se encarga de hacerle entender lo bueno y lo malo. En cambio la ética constituye el conjunto de costumbres, normas y prácticas dentro de una sociedad.

Tanto ética como moral se encargan de las costumbres y formas de actuar en la medida que definen lo que es correcto o incorrecto.

Como los personajes de la ficción no son personajes de juegos de rol, este sistema no es estricto ni cerrado, pues un personaje, debido a las circunstancias y a sus experiencias, puede pasar de "bueno" a "malo" o viceversa en cualquier momento.

El sistema de alineación es simple. Se divide en dos ejes: el ético y el moral.

El eje ético se subdivide en tres tipos: leyneutralidad y caos, que son los encargados de arrojar personajes "legales" o "caóticos" (desde el punto de vista ético).

El eje moral también se subdivide en tres tipos: buenoneutral y malo, que desembocarían en personajes "buenos" y "malvados" (desde el punto de vista moral).

Los personajes neutrales son aquellos que definen la esencia de la alineación (más adelante hablaré de los neutrales).

El cruce entre los dos ejes genera nueve posibles alineamientos:
"Cuadro en el que los ejes ético y moral se cruzan para crear las nueve alineaciones de la ética y la moral"
Entonces, dejando a un lado la filosofía, centrémonos en analizar a los personajes "Buenos", aquellos que se roban la admiración y el cariño de los lectores (aunque algunos piensan que un buen "malo" merece todos los aplausos por encima del protagonista). Sin embargo, por lo extenso del artículo hoy solo hablaremos de los Buenos Legales, que en pocas palabras serían los buenos que se apegan a las leyes e iremos desgranando los diferentes alineamientos semana a semana.

Para ello usaremos la afamada novela Juego de Tronos, donde George Martin nos regala personajes demasiado complejos, con escasos buenos y malos, y con una alineación subjetiva, dándole la libertad al lector de considerar sus acciones como buenas o malas.

1. Legal Bueno o El cruzado.

El buenito de la historia. Crear a un personaje bajo este alineamiento es básicamente oponerse al mal sobre todas las cosas. Este personaje siempre dice la verdad, ayuda a los necesitados, da la limosna, mantiene la palabra, sigue un código de honor, odia la injusticia y cumple con todos los estándares del típico paladín. Su mayor característica es que obra dentro de las leyes, convencido de que si están allí son para cumplirlas.

La mayoría de las personas catalogan a Eddar StarkRobb StarkJon Nieve y a Brienne de Tarth como este tipo de personajes, pero quien se lleva los honores es el extremadamente bueno Ned Stark. En él estudiaremos los aspectos primordiales al momento de crear un personaje Bueno y Legal.

Ned Stark fue criado según leyes antiguas, pero él aún las cumple a pesar del tiempo e intenta inculcarlas a sus hijos. Es considerado el personaje honrado por excelencia del libro. 

Sin embargo, cuando introduzcamos a un personaje que deseamos cumpla con los parámetros del bueno, debemos tener cuidado de no convertirlo en un posible Gary Stu y dotarlo tanto de cualidades como de defectos, y es que como veremos más adelante, en el Bueno Legal su alineamiento puede ser usado como un defecto.

Aquí vamos.


"Ned Stark como el personaje Legal Bueno por excelencia"
Ned Stark
Años antes Eddar Stark participó en la Rebelión de Robert o la Guerra del Usurpador ¿Qué lo hizo levantar la mano contra el mismo rey si va en contra de las características de este alineamiento?

Porque las acciones del rey Aeris II demostraban tiranía, injusticia y falta de cordura, lo cual despierta en el personaje Bueno Legal el deseo de intervenir (imposible para él quedarse de brazos cruzados), además recordemos que el rey ya se había cargado a su padre, a su hermano y tenía secuestrada a su hermana Lyanna ¿Otra razón? Aquí vemos la principal cualidad de este tipo de personajes, su deseo infinito de justicia.

A partir de ese momento el personaje muestra un alto sentido de lealtad para con su amigo Robert Baratheon (quien encabeza la rebelión) y hacia su mentor Jon Arryn. Luego se establece en Invernalia y allí levanta a su familia.

Más adelante abandona su hogar impulsado por el honor y amistad hacia Robert Baratheon (ahora rey) para convertirse en la Mano del Rey

Un momento ¿Eddar Stark es la personificación del bueno? ¿Y por qué nadie dice nada sobre la injusta decapitación de Gared, al inicio del libro? ¿si este solo huía aterrado por haberse topado con los Otros? 

Porque él solo cumplió la ley que la sociedad había impuesto. Si Ned Stark hubiese permitido al cuervo continuar su huida, hubiese actuado en contra de sus principios y de la ley, lo cual con seguridad le hubiese atormentado, además, pondría en riesgo su idea de seguridad, pues su argumento es bastante claro:

No existe ser más peligroso. El desertor sabe que, si lo atrapan, se puede dar por muerto, así que no se detendrá ante ningún crimen por espantoso que sea.

Es tan profundo el arraigo a las costumbres que Ned Stark pensaba que el hombre que sentenciaba la sentencia debía blandir la espada. 

Como vemos, el Bueno Legal actúa dentro de los limites de su conducta y de la sociedad, con honor, aunque esto puede llegar a ser contraproducente, como sucede más adelante cuando su "buen actuar" conduzca al Eddar Stark a la muerte.

Ya en Desembarco del Rey y habiéndose dado por enterado de las mentiras, traiciones y engaños que rodeaban la corte real, vemos como el personaje se arrepiente de haber dejado el hogar, pero su deseo de investigar a fondo la muerte de la anterior Mano del Rey lo lleva a descubrir la infidelidad de la reina Cersei y la condición bastarda de los herederos.

En vez de actuar con firmeza, al excelente Mano del Rey se le ocurre advertirle a la mismísima Cersei, para darle la posibilidad de escapar y evitar un seguro castigo de parte del Rey. Actúa con misericordia compasión ante una mujer y sus críos. Vemos humanidad.

Más adelante tuvo la oportunidad de revelar la verdad a un agonizante rey, pero no se atrevió, porque pensaba que seria causarle mucha más congoja.

Finalmente es decapitado por Joffrey (del que hablaremos cuando tratemos a los "malos") acusado de traición al apoyar la idea de que Stannis era el verdadero heredero por sobre Joffrey, lo cual legalmente era correcto.

La gran falla del personaje de Tronos fue que llegó a pensar con ingenuidad, al suponer que todos actuaban y pensaban igual que él, con bondad y superponiendo el orden y la justicia por sobre todas las cosas. Craso error. 


El dilema

En algún momento de la historia el escritor deberá poner a su personaje Legal Bueno en una encrucijada. Tendrá que decidirse entre hacer lo que está bien o lo que es legal, pues sería ilógico que en toda su vida nunca debiera enfrentar este tipo de situaciones.

Por lo general este tipo de alineamiento se decide por lo que es legal, lo cual obviamente trae sus consecuencias.

En la saga de Martín, las veces que la familia Stark, los "buenos" de la historia, enfrentó lo legal ante lo bueno, todo terminó en desastre:

Ned Stark decapitado.
Robb Stark termina apuñalado junto a su madre y todo su ejército por casarse con una dama con quien se acostó en un momento de dolor (el robar su pureza lo más honorable era casarse) en lugar de cumplir el acuerdo con los Frey. Con su muerte terminaron las esperanzas de justicia y honor para los Stark.
Jon Nieve es apuñalado por proteger a los salvajes dentro del Muro, tras proponer luchar en conjunto y violar el juramento de la Guardia de la Noche. 
Sansa Stark cumplió con sus deberes como damisela y prometida del rey Joffrey (deberes que le inculcaron desde chica, pero que estaban adornados de historias de caballeros andantes y princesas de hadas) al punto de aceptar culpas y traicionar a su propia familia creyendo que actuaba bien moralmente.


"Los Stark como el ejemplo del honor en la novela Juego de Tronos"

Entonces, para concluir, al crear a un personaje de este alineamiento debemos tener claro su código de honor y las leyes que rigen la sociedad en que se encuentre. 

Hasta aquí llegamos con nuestra entrada sobre los personajes Buenos Legales. 

En esta entrada explico cómo crear a los Buenos Neutrales con Jon Nieve como ejemplo.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics